April 24 2014, 12:30 AM Por: Rubén Hernández León

Janet Napolitano preside el sistema estatal de la Universidad de California.
Sorprende de la iniciativa lanzada por la presidenta Napolitano es la ausencia de uno de los temas más importantes en la relación entre California y México: la migración
Migración
Señalar que México es importante para California (y viceversa) es una verdad de Perogrullo. Es una cosa tan sabida y tan evidente que resulta innecesaria mencionarla. California y México comparten frontera y uno de los corredores comerciales más importantes del mundo. Ambos lugares son destinos turísticos de sus respectivos paseantes. La proximidad geográfica hace que California y México también enfrenten problemas comunes como el de la contaminación ambiental y el de la escasez de agua. Esto no significa que dichos problemas se traten de solucionar de manera conjunta, pero hay algunos intentos de cooperación bilateral interesantes.
Si México es importante para nuestro estado, también lo es para la Universidad de California, el máximo sistema de educación superior e investigación de la entidad y uno de los más destacados del mundo. Para ser justos, los profesores e investigadores de las 10 instituciones que constituyen el sistema de la Universidad de California llevan décadas produciendo estudios y conocimiento sobre México, colaborando con especialistas mexicanos y de otras partes en el análisis de la literatura, la historia, las lenguas, la arqueología, el arte y la música, y muchos otros temas relacionados con nuestro vecino del sur.
Por eso me llamó la atención que la nueva presidenta del sistema de la Universidad de California, Janet Napolitano, haya decidido lanzar una "Iniciativa sobre México". Así es: la presidenta de nuestro sistema universitario anunció hace unos meses que había llegado el momento de hacer algo sobre México —como si no se hubiera hecho nada antes. El anuncio estuvo acompañado de la mención de cinco áreas de interés prioritario: salud, educación, agricultura y desarrollo sustentable, tecnología y arte e historia.
Todas son áreas importantes, sin duda. Pero, ¿dónde quedaron los migrantes? Lo que más me sorprende de la iniciativa lanzada por la presidenta Napolitano es la ausencia de uno de los temas más importantes en la relación entre California y México: la migración. El significado que México tiene para California difícilmente se puede entender sin tomar en cuenta los masivos flujos migratorios que nos vinculan con los vecinos del sur. Y es que la migración ha transformado la mera vecindad geográfica en una relación profunda y de dimensiones múltiples. Gracias a la migración mexicana, California ha logrado sostener una de las economías agrícolas más grandes del mundo. La mano de obra mexicana también mueve diferentes sectores económicos del mundo urbano californiano, como el sector de los servicios, la construcción y la manufactura. México también es fuente de ingenio e inversiones de numerosos migrantes emprendedores, cuyos pequeños negocios pueblan las ciudades de nuestro estado.
Dejar el tema de la migración fuera de la Iniciativa de la Universidad de California sobre México también implica hacer a un lado el asunto de los migrantes como trabajadores, sus derechos y las instituciones y relaciones que regulan el mercado laboral binacional.
La omisión del estudio de la migración y el trabajo de los migrantes como una de las áreas prioritarias de la citada iniciativa es tan inexplicable como inaceptable.


April 24 2014, 12:15 AM Por: Samuel Schmidt

Con tal de conseguir votos los políticos son capaces de ofrecer las perlas de la virgen.
Es revolucionario plantear que ningún político pueda promover proyectos que no mostró en campaña, para evitar que sorprenda a la sociedad
México
Hace unos años conocí en Los Ángeles por medio de una diputada de Jalisco a varios pobladores de Temacapulín, Jalisco; promovían su lucha en Estados Unidos en contra de la construcción de una presa (El Zapotillo) que inundaría su pueblo. Según su dicho, el gobernador había logrado el apoyo del INAH para la inundación, se cubrirían varios pueblos que estaban protegidos por la ley, pero al parecer la influencia de un gobernador logra autorizaciones que por definición están prohibidas. Entre los planes del gobernador estaba construir una marina, en la que él, según los pobladores de Temacapulín, tenía intereses económicos. La diputada facilitaba acciones políticas, porque siendo de oposición no tenía capacidad de lograr acciones legislativas para corregir lo que se veía como un error. Especialmente porque hay una corriente que se opone a las presas porque emiten gases.
Hoy leo en el periódico que la construcción avanza, que la inundación es inminente, que no obstante haber una resolución de la Suprema Corte de Justicia para que la altura de la cortina no arrase con los pueblos, la CONAGUA y el gobierno del Estado de Jalisco han decidido aumentar su altura, lo que viola la resolución de la corte y condena a la inundación a los pueblos; o sea que la lucha fue infructuosa, en el nombre del progreso, una vez más se arruina al medio ambiente, el legado histórico y por supuesto, la vida de varias comunidades, porque se inundarán tres pueblos donde viven más de medio millón de personas.
A estos daños se le agrega el agravio de siempre, porque el nuevo gobernador durante su campaña les prometió que no inundarían y ya ha iniciado las gestiones para desplazar a la gente y continuar con el arrasamiento generalizado; hay que ver lo que hace la búsqueda de votos y el sometimiento al poder central.
La gente se molesta, con razón, porque los políticos no cumplen lo que prometen. De hecho, el actual gobernador de Jalisco, cuya efigie ha sido quemada en esta Semana Santa, reafirma la definición de demagogia, que consiste en prometer algo que de antemano se sabe que no se cumplirá. Esta distancia entre la promesa y las intenciones ocultas, es lo que en gran medida desprestigia a la política y los políticos, provoca apatía en los procesos formales como las elecciones, y propicia acciones sociales que el gobierno considera amenazas, como los cierres de carreteras. Y es que el terreno no es parejo, la sociedad se ve arrasada por políticos hipócritas y carece de canales de freno a los excesos.
Con tal de conseguir votos los políticos son capaces de ofrecer las perlas de la virgen. Es memorable la propuesta de un político uruguayo ingenioso que prometió que para ahorrar gasolina todas las calles serían de bajada, sin embargo, es raro el político sarcástico, que esté dispuesto a llegar al nivel de burlarse de la política y de aquellos que prometen hasta lo que no se puede conseguir.
Los políticos normalmente están dispuestos a sacrificarse por el bien de la sociedad, y de ellos mismos por supuesto. Un candidato a gobernador de Texas, cuando fue cuestionado sobre su interés en el puesto respondió: necesito espacio en el clóset. En un despliegue de honestidad, cuando le preguntaron si tenía esqueletos en el clóset respondió: ninguno, todos se están asoleando en la playa; respuesta que contrasta con el intento de ocultamiento que normalmente despliegan los políticos para que no se vea quiénes son sus aliados, sus propiedades y sus verdaderas intenciones en el Gobierno. En este sentido es revolucionario plantear que ningún político pueda promover proyectos que no mostró en campaña, para evitar que sorprenda a la sociedad, especialmente porque ya en el poder se escuda en su supuesta legitimidad para tomar decisiones que pueden estar repudiadas por una buena parte de la sociedad.
Encontramos así dos problemas. Por un lado los políticos que prometen con ligereza cuestiones que no tienen la intención de cumplir; por el otro, hay políticos que tienen una agenda oculta que implantan muchas veces en contra de los deseos de segmentos societarios que dejaron de ser tomados en cuenta.
En el caso de Temacapulín nadie consultó a la sociedad para ver si estaban de acuerdo en el proyecto, más todavía, cuándo se enteraron de la existencia del mismo asumieron una postura militante en contra de el, especialmente porque la ruina de su patrimonio histórico, cultural, religioso y personal beneficiará a comunidades lejanas, especialmente la ciudad de León, Guanajuato.
Como vemos todas las acciones societarias parecen haber sido infructuosas, el Gobierno se sale con la suya, la gente paga las consecuencias. O sea, la historia de nunca acabar.


April 23 2014, 7:25 PM Por: Dr. Nelson A. Castillo

Dr. Nelson A. Castillo.
En mi columna Consulta Migratoria®, contesto la pregunta de un lector que desea saber cómo abogar por una reforma migratoria ante el Congreso de los Estados Unidos.
Cada caso es distinto y las respuestas varían según el  historial migratorio de cada persona. Aquí respondo de forma general a sus dudas. Por favor consulten con un abogado de inmigración para recibir asesoría legal personalizada antes de comenzar cualquier trámite.

Soy ciudadana estadounidense nacida en Chicago. Mis abuelos son de origen mexicano y gracias a su sacrificio yo tengo un mejor futuro en los Estados Unidos. Creo que el país estuviera mejor si hubiera una reforma migratoria. ¿Cómo debería de abogar por ella con mis representantes en el Congreso de EE.UU.? –Teresa M.

Teresa, una de las maneras más efectivas de cabildeo para una reforma migratoria es escribir, llamar o visitar a tus representantes federales. Es importante inundarlos de cartas y llamadas de parte de todas las personas que vivan en los EE.UU., incluyendo residentes permanentes y ciudadanos estadounidenses, pidiendo que apoyen un proyecto de ley que permita una reforma integral migratoria.

Cuando escribas una carta o llames por teléfono es importante ser cortés, identificar la legislación por la cual te estás comunicando con tu representante y explicar porque consideras que es necesaria.

Si decides visitar personalmente a tu representante, haz una cita. Se puntual, cortés y paciente. Se lo más breve y concisa al presentar tus argumentos para una reforma migratoria. Sobre todo, ve preparada para proveer información que apoye tu punto de vista.

Para informarte sobre temas de inmigración, te recomiendo que leas los reportes del Servicio de Investigación del Congreso (Congressional Research Service, CRS, siglas en inglés). Los reportes del CRS son escritos en inglés para los miembros del Congreso y por lo general contienen información objetiva y no partidista.

Lastimosamente, los reportes del CRS no están disponible para el público al menos que un miembro del Congreso los distribuya públicamente. Puedes encontrar algunos de los reportes del CRS sobre inmigración que han sido distribuidos al público en el siguiente sitio web: http://www.fas.org/sgp/crs/homesec/index.html.

Los miembros del Congreso son personas elegidas para representarte, así que deben de escuchar lo que tú piensas sobre cualquier ley y cómo están realizando su trabajo los legisladores. Contactar a tus representantes y líderes de la Cámara de Representantes y el Senado antes de una votación importante puede ser una buena estrategia para influenciar a nuestros legisladores federales.

Para ponerte en contacto con miembros del Congreso, puedes buscar el nombre, teléfono y dirección electrónica en la siguiente página web: http://www.contactingthecongress.org/index.es.html.

Cuantas más personas se comunican con sus representantes, mejor. Por eso, hay que motivar a todo familiar, empleador y amigo que viva en los EE.UU. a que se unan a nuestros esfuerzos y llamen a sus representantes en el Congreso para pedirles que apoyen una reforma migratoria.

En especial, ciudadanos estadounidenses deben contactar a sus representantes para dejarles saber sus opiniones. Además, deben de salir a votar en toda elección.

Finalmente, residentes permanentes legales de los EE.UU. deben hacerse ciudadanos para poder ejercer su voto. Desafortunadamente, hay algunos políticos que no te escucharan al menos que puedas votar o contribuir a su campaña política.

Para más información y consejos de inmigración, lea mi blog www.InmigracionHoy.com.

Envíe sus preguntas a preguntas@consultamigratoria.com. Incluya información detallada sobre su situación para mejor responder sus preguntas.

El Dr. Nelson A. Castillo es abogado de inmigración y autor de La Tarjeta Verde: Cómo obtener la residencia permanente en los Estados Unidos. Es ex Presidente de la Asociación Nacional de Abogados Hispanos y actual Presidente del Concejo Vecinal de Westlake South de Los Ángeles. Para comunicarse con la oficina del Dr. Castillo, puede llamar al (213) 537-VISA (8472).


April 23 2014, 12:15 AM Por: Ricardo Lara

California figura entre los peores en falta de recursos y apoyo para familias tradicionalmente marginadas en nuestros sistemas de salud y servicios sociales.
La propuesta del gobernador para limitar las horas de cuidado de los proveedores de salud debe ser rechazada
California
Cuando se trata de una luz resplandeciente que nos guie en los misterios alrededor del autismo, California ha sido un faro de esperanza. Nuestras universidades y centros de investigación están entre los mejores del mundo y sus legisladores han sido líderes pioneros en destacar relevantes formas de mejoramiento de la educación y acceso de salud para 1 de cada 68 niños que viven con esa condición.
Pero cuando se trata de apoyo a las familias para superar el aislamiento y temor que enfrentan en la crianza de un niño con autismo, nuestro estado está lejos de ser ejemplo, está clasificado entre los peores faltantes de recursos y apoyo para familias tradicionalmente marginadas en nuestros sistemas de salud y servicios sociales.
Así como en abril se ejerce un llamado de concientización sobre el autismo para ampliar las oportunidades de las personas con esta condición y a sus familias, desafortunadamente el presupuesto del estado propuesto por el gobernador Brown provoca un retraso al progreso obtenido para la atención de las personas afectadas por esta condición en California.
El presupuesto del gobernador les prohibiría a los proveedores de cuidados del Programa Estatal de Servicios de Apoyo en el Hogar (IHSS) trabajar más de 40 horas semanales evitando que reciban por ley, el pago de horas extras al igual que cualquiera de los trabajadores en otros sectores.
Mientras que la propuesta de Brown está dirigida a los proveedores que trabajan largas jornadas cuidando a seres queridos para sustentar a sus familias, el efecto dominó de la propuesta será devastador para pacientes del IHSS y las familias de los proveedores, al eliminar la independencia en la selección de proveedores y la sustitución de los mismos después de 40 horas. A su vez, debilita el doble propósito del programa de apoyar la salud y la dignidad de las personas discapacitadas permitiendo que vivan saludablemente en su casa en lugar de costosas instituciones, mientras se ahorra dinero a los contribuyentes.
Al mismo tiempo, el recorte golpea a los padres que tienen como objetivo desarrollar hijos sanos y fuertes con los retos adicionales que trae el autismo. Los niños autistas de habla hispana están rezagados en superar los efectos neurológicos, emocionales y sociales de la condición. Las pruebas que identifican el autismo a menudo no están disponibles en español, creando demoras de hasta 2.5 años en la diagnosis que es un período crítico que ofrece la mejor oportunidad de éxito.
Con nuestro presupuesto estatal equilibrado y California en estado de hacer inversiones a largo plazopara nuestro futuro, la prudencia dictaría que no concedamos los éxitos que hemos logrado en el fortalecimiento de las familias y comunidades. Este año, hago un llamado a nuestro caucus latino para preservar y construir en las fortalezas del programa IHSS, no para enterrarlas. La propuesta del gobernador para limitar las horas de cuidado de los proveedores de IHSS debe ser rechazada.


April 23 2014, 12:01 AM Por: Jorge Ramos

Rinden homenaje a García Márquez en el Palacio de Bellas Artes.
Crecí, como millones, con él. Leyéndolo, analizándolo, tratando de llegar hasta el hueso de cada una de sus frases perfectas
Sociedad
La verdad nunca le llame Gabo o Gabito. Hubiera querido.Pero nunca fui parte de ese privilegiado círculo de amigos y escritores que se reunían frecuentemente con el novelista más importante de nuestros tiempos. Es más, ni siquiera lo conocía en persona.
Crecí, como millones, con él. Leyéndolo, analizándolo, tratando de llegar hasta el hueso de cada una de sus frases perfectas. Su carpintería era única; siempre parecía encontrar la palabra exacta para decir lo que quería. Y eso requería mucho trabajo, mucho talento y muchas páginas en la basura. (Se nos olvida ya que la computadora es posterior a Aureliano Buendía y su descubrimiento del hielo.)
En mi época universitaria García Márquez ya era García Márquez, el genio de Cien Años de Soledad y el mejor exponente del realismo mágico —esa manera tan nuestra de ver el mundo. Macondo es América Latina. Y en este rincón del planeta donde todo es posible —dictadores que no mueren, niños con colas, mujeres que flotan, amores eternos y fantasmas más vivos que los vivos— García Márquez fue el primero en darle voz y legitimidad.
Así que cuando un colega periodista, Elías Freig, me invitó en el 2004 a un evento en Los Cabos, México, donde García Márquez iba a dar un discurso, acepté con una condición: preséntamelo. Ese día me levanté emocionado, me encontré con Elías dispuesto, como siempre, a cumplir su promesa y, de pronto, ahí estaba el escritor: desayunando con su esposa Mercedes en la esquina del restaurante de un enorme hotel y saludando a tanta gente con la mano que parecía que espantaba moscas.
Me mordí la vergüenza de molestarlo y me acerqué mientras él le metía el tenedor, creo, a unos huevos estrellados. Me presenté y, para mi sorpresa, me dijo: "Ven, siéntate aquí, a ver si así dejan de molestar". Y me apartó una silla junto a él. Elías se sentó a mi lado y durante años guardó celosamente el contenido de esa conversación.
Lo que unos días antes hubiera sido absoluta ficción, estaba ocurriendo, desayunaba con García Márquez. Para Mercedes, sospecho, yo era una peste más y me lo hizo saber con su mirada de aguijón. Pero aguanté los picotazos y me quedé a conversar. Había que matar dos horas y tenía a García Márquez a mi lado. No lo iba a desaprovechar.
Pero el primero en preguntar fue él. Quería saberlo todo sobre Univision, la cadena de televisión donde trabajo, y sobre los cubanos en Miami. Le conté, pero yo lo que quería era oírlo a él. Busqué la pausa y le dije: no entiendo su amistad y apoyo a Fidel Castro. Y ahí brincó Mercedes, como hablando por los dos.
"Lo conocemos hace mucho tiempo, es nuestro amigo y ya es muy tarde para cambiar", me dijo ella. El asintió. Para él la amistad y la lealtad iban antes que la política. "Los que hablan de política son Mercedes y Fidel", apuntó él. Pero no es ningún secreto que García Márquez intercedió con Fidel para liberar a algunos presos políticos cubanos y, quizás, algo más.
El escritor mexicano Carlos Fuentes me contó sobre una cena en septiembre de 1994 junto con García Márquez y el entonces presidente Bill Clinton en Martha's Vineyard. ¿Le pidió Clinton a García Márquez que hablara con Fidel para buscar un acercamiento entre los dos líderes?
El propio Clinton, el año pasado, me dijo que nunca le pidió en esa cena a García Márquez que actuara como mediador con Fidel. Pero cualquier posibilidad posterior de un acercamiento entre Estados Unidos y Cuba a través del escritor colombiano quedó destruida tras el derribo por parte de la fuerza aérea cubana de dos avionetas del grupo Hermanos Al Rescate en 1996.
Nuestro desayuno, sin embargo, lidió más con literatura y periodismo que con política. García Márquez, en ese momento, estaba concentrado en la creación de una nueva generación de reporteros a través de la Fundación Nuevo Periodismo. Pero, reconozco, había momentos en que García Márquez perdía el interés y se iba de la conversación, quien sabe a dónde.
Le pude decir, casi como confesión, que para mí su mejor novela era El otoño del patriarca y, como respuesta, su bigote espumoso subió como ola. Y no, él nunca había dicho que Cien años de soledad no podría haberse escrito en ese momento en que los lectores buscaban novelas más cortas.
El desayuno concluyó cuando nos llamaron al evento. Me tomó del brazo, caminamos juntos y luego lo perdí en un mar de alabanzas y seguidores. Nunca nos dijimos adiós. Así fue mejor.
Para mí, por mucho tiempo, ese fue el realismo mágico: sentarme a desayunar con Gabriel García Márquez. Imposible, impensable y sin embargo ahí estuvimos.


April 20 2014, 12:30 AM Por: Rodolfo Casparius

Álvaro Obregón Salido.
Nadie creía que un niño podía sentir una amistad con el general Obregón
Burbujas
Era domingo, si mal no recuerdo julio 17 de 1928. A escondidas, dada la persecución religiosa, me había llevado mi madre a una de las casas de Gaona, en las calles de Bucareli de la ciudad de México.
Como niño, me fascinó esa misteriosa visita que íbamos a hacer. Llegamos, tocamos, y mi madre me insistió: "no voltees para todos lados".
Abrieron la puerta y había mucha gente. Entramos a un cuarto y mi madre me vistió con mis primeros pantalones largos, y fue en ese momento en que me dijo que iba yo a hacer mi primera comunión, para lo que me había preparado meses enteros leyendo y releyendo el catecismo del padre Ripalda.
Había entre los asistentes personas vestidas de sacerdote, cosa que no se veía en la ciudad de México, y finalmente, tras una misa y varios sermones, me dieron la primera comunión, pero a uno de los sacerdotes se le ocurrió encender incienso, lo que en ese lugar cerrado me produjo un casi desmayo.
Salimos de la casa y yo llevé todo el camino hasta la avenida Jalisco el olor del incienso conmigo.
En casa nos estaban esperando amigos de mi mamá para celebrar mi primera comunión con tamales y champurrado y de mis amigos solo dos: Ernesto Amtman, y Julius Von Thaden. Cuando terminó el almuerzo-comida los "grandes" siguieron hablando de cosas de ellos para el enorme aburrimiento de nosotros los tres niños.
A eso de las 3:00 de la tarde pedimos permiso para salir a jugar a la calle, cosa que me concedió mi madre aclarando "no te vayas lejos".
Salimos y así vestidos como para otra cosa nos sentamos en el pasto del camellón de la avenida muy a gusto y lejos de los adultos.
Vi como llegaba un enorme camión de carga a la casa de Álvaro Obregón frente a la mía y empezaron a sacar cajas y cajas. Yo me acerque a ver que pasaba.
Un soldado me dijo:
- Chamaco, lárgate de aquí porque acaban de matar al General y no será nada difícil que vengan por nosotros, así es que ni te acerques aquí.
- ¿Cómo que mataron a mi amigo el general?
- Si, lárgate muchacho, lo mataron en "la bombilla", un tipo loco le disparo…. Pero vete, vete.
Volví caminando bañado en lágrimas hasta donde estaban mis amigos sentados en el pasto.
- ¿Por qué lloras tú?
- Porque mataron a mi amigo el general con una bombilla ¡!!!
- ¿Y por eso lloras? Si no era nada tuyo el general
- ¡Era mi amigo!
Ernesto intervino:
- No puede ser amigo tuyo un señor que es presidente… deja de llorar.
Nos levantamos y volvimos a casa.
Los invitados estaban muy entretenidos en su plática cuando nos vieron entrar y a mí llorando. Mi madre se levantó y preguntó:
- ¿Qué te pasa hijo?
- Mama, mataron a mi amigo
-¿ A cuál amigo tuyo?
- Al general Obregón. Lo mataron con una bombilla ¡!!!
Se hizo un silencio impresionante y alguien me pregunto:
- Que disparates dices?
- Me dijeron los soldados de la guardia de la casa de enfrente que habían matado a mi amigo el general.
- Rodolfo, dijo alguien, "no lo creo", pero si fue así, ese hereje merecía todo eso por la persecución religiosa que ha habido estos años.
- ¡Pero era mi amigo …
Minutos más tarde se oía en la calle el pregón de los voceadores con el EXTRA-EXTRA que creo que decía… Obregón asesinado.
Alguien compró un ejemplar para leer sobre la noticia.
Yo seguía llorando hasta que mi mamá me jaló a un lado y me dijo:
- ¡Ya deja de llorar, ese hombre ha sido nefasto para nosotros… Y por lo que veo fue asesinado en "la bombilla", no con una bombilla como dices
- ¡Mamá, pero era mi amigo ¡!!
Mi madre despachó a mis amigos que salieron desconcertados. Ni ellos ni yo alcanzábamos a entender lo que ese asesinato significaba pero en alguna forma quedaríamos ligados a él.
Me llevó nuevamente a la mesa donde todos tenían cara de preocupación, ninguno de tristeza.
A eso de las 5:00 y sin que los que "celebraban" mi primera comunión se hubieran ido, llegó un amigo de la familia con noticias frescas.
Había habido en el restaurante "la bombilla" una comida para celebrar la reelección de Obregón a la presidencia de México. Un tal León Toral había hecho un dibujo del general y se había acercado a enseñárselo y cuando lo estaba haciendo, le disparó varias veces en la cabeza matándolo instantáneamente.
Debe haber habido un gran caos en el restaurante porque estaba lleno de políticos ligados a él.
También comentó que tras de ese asesino había una monja, la madre Conchita, que parecía tener algo que ver con el asunto. Esto último causó una alarma enorme entre los que estaban en mi casa, puesto que esa madre Conchita, ocasionalmente visitaba a mi madre para tomar café y para hablar de no sé qué cosas.
Tras de hablar de todo eso se dieron cuenta de mi presencia y me mandaron a mí recámara con una recomendación:
- Deja de llorar niño idiota, ese señor no pudo haber sido nunca tu amigo y no lo fue de ninguno de los presentes.


April 20 2014, 12:15 AM Por: Óscar Domínguez G.

El fabulista de Macondo trabajó con unos niveles de exigencia tales que era forzoso verlo trascender.
Leer a García Marquez seguirá siendo lo más parecido a la felicidad. Uno lo lee y se vuelve un mejor sujeto
Papeles
Señor, muy agradecido por el detalle de fina coquetería de regalarnos a Gabriel García Márquez, Gabito, para su entorno. Como diría Job, tú nos lo diste, tú nos lo quitaste en pleno Jueves Santo.
Siempre que le daba una inocente gripa, en Macondo había fiebre a cuarenta por el Nobel. Brotaban gabólogos y gabólatras hasta debajo de los ceniceros. Con su partida, quedamos sin norte, sur, oriente, ni occidente.
Ahora que ha sido recogido por el silencio, medio país resultó amigo, pariente o cómplice suyo. Perdónanos, Señor, no sabemos lo que hacemos. Si hasta el presidente Santos, quien está en plena campaña, está armando paseo en avión para México dizque para el homenaje póstumo…
Tú que te las sabes todas y hasta bailas trompos en l'uña, sabes bien que un premio Nobel no es producto de una mojada, acalorado. Es fruto de todos los segundos dedicados al oficio de creador que inventaste.
El fabulista de Macondo trabajó con unos niveles de exigencia tales que era forzoso verlo trascender. Por algo fue Nobel en literatura y en periodismo.
Leer a don Gabriel seguirá siendo lo más parecido a la felicidad. Uno lo lee y se vuelve un mejor sujeto. Te lo recomiendo para que te desestreses de la eternidad pasando rico que te tocó en reparto. Empieza por El coronel no tiene quién le escriba donde el narrador dice a través del coronel: "Dios es mi copartidario".
Claro que Gabo era agnóstico según le oí decir a su biógrafo mayor, Dasso Saldívar, autor del espléndido y muchas veces reeditado Viaje a la semilla. Pero caminando rápido no se nota su agnosticismo. Además, tú trabajas para todos. No discriminas. Eres incluyente.
Pese a su ateísmo gracias a Dios, para evitarse una "plomonía" en su tierra caribe, se casó por lo católico con Mercedes. Le pidió a su amigo el cura guerrillero Camilo Torres que bautizara a Rodrigo, su primogénito. El que peca y reza empata. Camilo pidió que se arrodillaran quienes creyeran que al momento del bautizo el Espíritu Santo bajaba sobre el bebé Rodrigo. Todos, incluido Plinio Apuleyo Mendoza, su padrino, se quedaron de pie.
Si nos va bien y nos das una mano, Colombia podría ser el único país que tenga Nobel y Óscar al mejor director de cine. Su hijo Rodrigo dio un primer paso en esa vía: dirigió a la actriz Glenn Close nominada a mejor actriz por su papel en la película Albert Nobbs". Recomendada.
Como murió en Semana Santa, déjame decirte, como las hermanas de Lázaro: Señor, si hubieras estado en México no se habría ido el hijo del telegrafista y de doña Luisa Santiaga. ¿Por qué se tenía que descuidar su Ángel de la Guardia?
Ahora, muy entre nos, Señor, va otra intriguita: Ya que mantuviste la decisión de privarnos de don Gabriel ¿por qué no te tiras una buena parada conmigo y me endosas sus musas?
No hay necesidad de que me las dejes por siempre. Sería tan traumático como si los amores platónicos que he tenido me hubieran parado bolas. No tendría con qué responder.
Ser Gabo por unos momentos nada más, sería tan exótico como tener por unos minutos los 60,000 millones de dólares de Bill Gates. Es apenas una fantasía como esas que proponen los expertos en artes kamasútricas. Escribo un párrafo a lo Gabo y regreso a la prosa que me diste para levantar pa los garbanzos.
Y como no tengo a quién darle el pésame por la muerte de Don Gabo, te lo doy a ti… aunque sé que lo tendrás ahí no más a tu acaparadora diestra.
Señor, mejor no le quito más tiempo a tu eterna juventud.


April 19 2014, 5:09 PM Por: Julie López

La clave es tomar los casos antes de que se agudicen, o escale la violencia
¿Qué sucedería si los gobiernos de la región reconocieran la importancia, para la seguridad preventiva, de reducir y prevenir la violencia intrafamiliar?
México y Centroamérica no harían mal en tomar nota de la cultura de seguridad preventiva que los Estados Unidos de Norteamérica tiene en marcha. El tema surgió el 17 de abril, cuando varios periodistas mexicanos y centroamericanos presenciamos una audiencia en un caso de violencia doméstica, en una corte de Washington DC, esta semana: una agresión menor entre la arrendataria de una casa y su inquilina. En febrero pasado, la segunda había cerrado la puerta de su habitación tan fuerte y cerca de la primera, que la obligó a lanzarse contra la pared más cercana para evitar recibir un portazo en el rostro.

La agraviada obtuvo una orden de protección civil temporal, que le prohibía a la segunda acercársele o comunicarse con ella. Sus argumentos y la evidencia que presentó persuadieron al juez (de origen dominicano) José López de ordenar la extensión de la orden a un año. Los periodistas presentes, pensando en el tipo de casos mucho más graves que saturan los juzgados al otro lado de la frontera sur de EE.UU., estábamos estupefactos. “¿Cuánto se justifica el uso de recursos, y de tiempo, en un caso aparentemente sin importancia?”, nos preguntamos. Parecía evidente que casos de agresiones mucho más serias, hasta de homicidios, y otros crímenes graves, podrían beneficiarse de esos recursos.

Pero el juez López nos corrigió la plana. “Se ha comprobado que en las jurisdicciones donde estos casos menores son llevados a la corte, hay una reducción en la violencia”, respondió el juez. La clave es tomar los casos antes de que se agudicen, o escale la violencia. Es un disuasivo, seguridad preventiva, que evita que los temas importantes se vuelvan urgentes, y que el sistema de justicia se convierta en una suerte de departamento de bomberos, que sólo tiene capacidad para intentar apagar fuegos. Cuando consigue hacerlo. Eventualmente, llega el punto en que su capacidad está limitada, la mayoría de delitos no son perseguidos, y los responsables no son castigados. Y así crecen los porcentajes de impunidad que, en el triángulo norte centroamericano, oscilan entre 70 y 90. Es decir, de cada diez casos graves, de 7 a 9 quedan irresueltos.

Quizá es descubrir la rueda, pero los periodistas nos quedamos con la boca abierta. Está bien.

Muchos pensarán que la justicia en EE.UU. es mucho menos que perfecta, pero el 17 de abril, la explicación del juez López permitió comprender –otra vez—por qué México y Centroamérica están como están. Fue un ejemplo sencillo, pero contundente. No por nada la tasa de homicidios en EE.UU. no supera los 8 por cada 100 mil habitantes, un nivel arriba del cual cualquier tasa se considera epidémica, según la Organización Panamericana de la Salud. Entre México y Honduras, la tasa oscila entre 24 y 86.

Esa semana, bastó dar un vistazo a algunos diarios en El Salvador, Honduras, o Guatemala, para encontrar evidencia dura. En estos países, las agresiones de los pandilleros dominan las noticias—un perpetuo círculo vicioso. Los expertos, que tratan la delincuencia juvenil desde una perspectiva de prevención, lo dicen hasta el cansancio: la criminalización de un menor de edad comienza en un hogar donde hay abuso físico y/o psicológico, y/o abuso de drogas o alcohol.

¿Qué sucedería si los gobiernos de la región reconocieran la importancia, para la seguridad preventiva, de reducir y prevenir la violencia intrafamiliar? Probablemente habría menos pandilleros, y estos países quizá no figurarían entre aquellos que padecen los más altos índices de homicidios del mundo.

El Salvador y Belice demostraron en el último par de años que la supuesta tregua entre pandillas no es una solución a largo plazo. México demostró que la guerra frontal contra el narcotráfico es eso, una guerra, y no provee soluciones a largo plazo. Honduras y Guatemala saben que es más fácil hablar de una reforma policial que ponerla en práctica.

Las soluciones tipo “curita” tienen corta vida. Se extinguen como un cerillo. Pero la seguridad preventiva demanda una carrera de larga distancia, no una media o mini maratón. El día que las autoridades mexicanas y centroamericanas decidan dejar de apagar fuegos, y apuesten por la prevención a largo plazo, quizá las cosas comiencen a cambiar.


April 19 2014, 12:01 AM Por: David Hernández

El legado de Gabriel García Márquez se extiende más allá de la literatura.
El escritor deja una obra fundacional en la conformación de una identidad latinoamericana, que es posible rastrear en cada uno de sus rincones
El Salvador
Desde la primera edición de Cien años de soledad por la Editorial Sudamericana en Buenos Aires aquél mayo de 1967, América Latina, el continente de los siete colores del arco iris, pasó a llamarse Macondo, y su Adán, el hombre que la nombró y que fue bautizando una a una sus raíces más primigenias a través de las 360 páginas de la edición príncipe que se devoran de un tirón, es un niño de la costa caribeña colombiana, Gabriel García Márquez, fascinado eternamente por una realidad en la cual el sueño y la ficción compiten por ser más tangibles que una piedra y donde ocurren constantemente cosas imposibles y a la vez enteramente inverosímiles.
Así es de real maravillosa esta tierra nuestra donde ahora duerme el sueño de la eternidad el más grande narrador de todos los tiempos, muerto a la edad de 87 años en la ciudad que lo vio sufrir, llorar, crecer y triunfar, México D.F., junto a una tribu de gitanos de la ficción como Carlos Fuentes, Luis Buñuel, Julio Cortázar, Juan Rulfo, Arturo Ripstein, Carmen Ballcels, Plinio Apuleyo Mendoza o Álvaro Mutis.
Con él se marcha uno de los fabuladores más emblemáticos del continente, pero se queda una obra fundacional en la conformación de una identidad latinoamericana, que es posible rastrear en cada uno de sus rincones. Macondo es toda América Latina y García Márquez somos todos, desde ese mismo instante cuando, como en un miércoles de ceniza, quedamos marcados con una cruz imborrable de tiza negra sobre la frente que nos identifica como miembros de la tribu milenaria de los soñadores y de los guerreros del alma, descendientes de esa estirpe mágico-realista fundada por el coronel Aureliano Buendía y Ursula Iguarán.
Su relación con El Salvador, aunque poco rastreable, es significativa. En Berlín, en casa del crítico colombiano Carlos Rincón, García Márquez nos narró que él fue el jurado calificador que decidió premiar la novela del salvadoreño Manlio Argueta, Caperucita en la zona roja, con el Premio Casa de las Américas, en 1976, producto de una apuesta, no por la calidad de la obra sino por el nombre del autor, entonces un desconocido, de quien los otros jurados juraban y perjuraban que se trataba de un seudónimo y no de un nombre bautismal. Fue premiada para satisfacer tal curiosidad y al abrir la plica García Márquez ganó la apuesta.
En la década de los 80, cuando en París se celebraban las maratónicas jornadas solidarias con la tragedia que vivía El Salvador, García Márquez, fue invitado de honor un par de veces, a las fiestas de solidaridad que el poeta Roberto Armijo, representante de la literatura salvadoreña en Francia, celebraba en su casa. García Márquez lo hacía con la convicción de que su nombre aportaba un plus a las veladas en las cuales se apoyaba la lucha por la democracia en aquel país pequeño, distante, que también era parte de la cartografía macondiana.
Supe que García Márquez procedía de El Salvador cuando mi padre durante mi infancia me narró cómo mi abuelo, Norberto, alcalde y secretario municipal de Nueva Esparta, el pueblo hondureño de Curarén que se trasladó en la primera mitad del siglo XIX a territorio salvadoreño en solidaridad con el general Francisco Morazán, había fotografiado con un daguerrotipo a un muerto que carecía de documentos de identidad para poder extenderle, pos mortem, la respectiva cédula de vecindad y darle cristiana sepultura en colaboración con el cura del pueblo. También supe que García Márquez había sido coétaneo nuestro, cuando mi padre me narró cómo había vencido al Cadejo Negro, un ser mitológico encarnación del mal en el campo cuscatleco, una noche de luna llena en el potrero donde a los 12 años él cuidaba a los semovientes. "Lo vencí porque le corté las alas con mi machete, ahí está su misterio. Todo mundo cree que es un perro negro que ataca sobre tierra, cuando en realidad lo que uno ve es su sombra, pues el Cadejo Negro vuela, y en el aire es donde hay que atacarlo", me explicó. Mi abuelo materno, Papachepe, por el contrario, al morir a sus 93 años, ordenó 30 días de carnaval y jolgorio producto de sus haberes, y pidió a sus descendientes vestir festivamente y parrandear un mes para guardarle luto; al preguntarle sus hijos por la herencia, únicamente les espetó, "les he dado la vida, qué más quieren hijos de la guayaba".
Maestro, que tu sonrisa sardónica nos acompañe siempre.


April 19 2014, 12:01 AM Por: Raúl Benoit

El 11 de abril pasado, en Leamington Spa, Inglaterra, una muchacha grabó un aro negro en el cielo.
Simplemente algo sucede con más frecuencia desde hace un par de años y de manera intensa desde enero hasta este abril de 2014: los objetos voladores no identificados –Ovnis— se están viendo en todo el mundo
Al grano
Desde hace varios meses me entró un pensamiento inquietante porque el cielo pareciera estar dándonos señales de que algo está ocurriendo.
Los periodistas tratamos de ver objetivamente las noticias y procuramos unir las piezas con rigurosidad para que sean verídicas. Pero, este es un tema complejo. Abordarlo pudiese generar en los lectores dudas: el articulista se volvió loco o quiere llamar la atención. Ni lo uno ni lo otro.
Simplemente algo sucede con más frecuencia desde hace un par de años y de manera intensa desde enero hasta este abril de 2014: los objetos voladores no identificados –Ovnis— se están viendo en todo el mundo. No aseguro que son extraterrestres.
Por ejemplo, el pasado 19 de enero, una flotilla de bolas de luces fue grabada por la cámara que vigila la actividad del volcán Sakurajima de Japón; Se movían hacia y encima del cráter. Esta no es la primera vez que ocurre algo así. La noticia más conocida es la entrada al volcán Popocatépetl de México de un objeto cilíndrico de casi un kilómetro de largo por 200 metros de ancho, suceso captado por Televisa con su cámara fija que observa la montaña de forma permanente. Esto ocurrió en octubre de 2012. Un cilindro parecido fue registrado más claramente en Brasil ese mismo mes y fue visto de nuevo el jueves 21 de febrero de 2013, en México, pero el cuerpo no entró al volcán, solo pasó por encima.
Los avistamientos se han repetido y los eventos extraños son divulgados en YouTube por aficionados, pero lamentablemente la humanidad transita entre el escepticismo y el miedo. El mutismo es la regla. Lo más fácil para los gobiernos es burlarse de quienes hablan del tema y los que pudiesen volverse un dolor de cabeza para la "seguridad nacional" de los países son señalados de chiflados.
Una amiga supone que muchos de esos videos que aparecen en las redes sociales son drones, algunos en prueba y otros en maniobra oficial, que captan la atención de los ingenuos o de los apasionados a los Ovnis. Pero el aparato del Popocatépetl era demasiado grande para ser un drone.
El 11 de abril pasado, en Leamington Spa, Inglaterra, una muchacha grabó un aro negro en el cielo. Dicen ciertos científicos que es un enjambre de insectos. En 2010 un fenómeno parecido se vio en Kosovo y en febrero del mismo año, en Chorrillos, Perú.
No soy fanático de los eventos paranormales, ni me gusta especular como lo hacen ufólogos, por ejemplo, que el avión de Malasia fue abducido por extraterrestres. Afirman y muestran una foto donde un Ovni vigila la flota de barcos estadounidenses que busca la aeronave desaparecida.
Quiero ceñirme a los eventos más objetivos y sensatos. No pretendo alarmar a los lectores, pero debemos considerar que estos avistamientos y eventos raros son serios y que algunos gobiernos como Estados Unidos, Rusia y China saben qué ocurre y atrevidamente se toman el derecho de ocultar la verdad. Guardan silencio cómplice. Pregunto: ¿Son armas de guerra o efectivamente son Ovnis?
Si algo va a suceder o está sucediendo en la tierra, tenemos el derecho de saberlo. Por lo pronto no dejaré de mirar al cielo porque no quiero que me sorprendan.

Próximo
ENCUESTA

EDICIÓN ELECTRÓNICA