September 01 2014, 12:01 AM Por: Esther Cepeda

Muchos niños están abrumados con actividades extracurriculares de solicitudes de ingreso a universidades —o trabajos que ayudan a mantener a la familia – y se quedan levantados hasta tarde haciendo tareas o ayudando en el hogar.
Muchas personas creen que el horario escolar no debe ser ajustado para el ritmo circadiano de los adolescentes
Muchos adultos se inclinan por descartar investigaciones científicas sobre la mente del adolescente. Quizás se hicieron adultos durante una época en que se esperaba que los niños, especialmente los adolescentes, se comportaran como un pequeño adulto.
Durante años la comunidad científica ha dejado en claro que el cerebro de los niños y jóvenes hasta los veintitantos sufre cambios físicos y químicos que pueden resultar en comportamientos de alto riesgo, vulnerabilidad a la adicción y enfermedades mentales. Aun así, algunos adultos se mofan de la noción de que los adolescentes no tienen el control completo sobre sus acciones.
Un malentendido similar sobre el cerebro de los niños es centro del debate cada vez más enérgico sobre un horario de comienzo más temprano para las escuelas.
Pese a que legiones de médicos, científicos y padres están de acuerdo que el ritmo circadiano de los adolescentes da trabajo para dormirse a la noche y también para despertarse temprano en la mañana, muchas personas creen que el horario escolar no debe ser ajustado a estas necesidades físicas.
Tomen en cuenta esta opinión hallada en un hilo de conversación en debate.org sobre el horario de comienzo escolar: "Los niños en la escuela no necesitan aprender que el día comienza cuando están listos para ello, eso promueve la pereza. Necesitan aprender que uno debe estar listo para empezar temprano en la mañana si va a funcionar en este mundo".
Admito que mucho antes de ser madre de adolescentes, yo también creía que había algo de verdad sobre esta noción de que uno no debería consentir a niños con personalidad de tipo B porque en nuestro lugar de trabajo global y siempre listo, son los jóvenes de personalidad de tipo A los que tienen una mejor posibilidad de éxito.
Pero la ciencia presenta un argumento convincente en contra de la mera responsabilidad personal de levantarse temprano. La Asociación de Pediatría de Estados Unidos (AAP) acaba de publicar una declaración de políticas que pide a las escuelas secundarias y preparatorias que cambien sus horarios para acomodar la biología de los adolescentes.
"Dormir suficiente todas las noches puede ser difícil para los adolescentes cuyo ciclo de sueño hace que sea difícil para ellos dormirse antes de las once de la noche — y que tienen su primera clase a las siete y media de la mañana o más temprano al día siguiente", dice la AAP, que menciona que el ritmo de sueño de los adolescentes puede variar hasta dos horas más tarde al comienzo de la pubertad.
"La pérdida crónica de sueño en niños y adolescentes es uno de los problemas de sanidad pública más comunes –—más fáciles de corregir- hoy en los Estados Unidos", señala la pediatra Judith Owens, principal autora de la declaración de políticas.
La AAP cita investigaciones que muestran que los niños que no duermen lo suficiente están en riesgo de tener sobrepeso y sufrir depresión. Los que descansan adecuadamente tienen menores probabilidades de "estar involucrados en un accidente de auto, obtienen mejores calificaciones, puntajes más altos de pruebas estandarizadas y una mejor calidad de vida en general".
También es verdad que la escuela no es la única culpable en la guerra del sueño.
Una encuesta de la Fundación Nacional del Sueño halló que 59% de los estudiantes de entre sexto y octavo grado y 87% de los estudiantes de preparatoria en los Estados Unidos duermen menos de las 8.5 a 9.5 horas de sueño recomendadas en las noches de escuela, haciendo que la falta de sueño se vuelva crónica y que su somnolencia sea patológica.
¿Pero cuánto de esta falta de sueño se debe a que muchos de estos niños tienen teléfonos inteligentes con acceso a mensajes de texto, videos y correo electrónico que vibran, hacen bip y suenan hasta bien entrada la noche? Ajustar el horario de la escuela no curará esto.
Igual, me da pena.
Cuando los niños son pequeños, se levantan a la madrugada listos para jugar, correr y aprender. Los padres faltos de sueño juran que los van a privar del sueño matutino algún día. Sé que yo lo hice.
Pero hoy muchos niños están abrumados con actividades extracurriculares de solicitudes de ingreso a universidades —o trabajos que ayudan a mantener a la familia – y se quedan levantados hasta tarde haciendo tareas o ayudando en el hogar. Si se levantan obedientemente a las seis de la mañana, como lo hacen los míos, uno se debe preguntar cómo se sentirían los adultos si todos los horarios de trabajo comenzaran a las siete de la mañana.
Hay muchas razones para dejar el horario escolar como está: los trabajos de los padres, los horarios de deportes y los compromisos laborales después de la escuela. Pero no nos opongamos al cambio de horario simplemente basándonos en la débil presunción de que hacer que las mañanas sean más fáciles ocasionará pereza o le enseñará a alguien a ser más laxo en sus responsabilidades de adulto.
Dejen que los niños duerman.


September 01 2014, 12:01 AM Por: Jorge Delgado

La inmigración ilegal es mala, casi tan mala como mantener a millones de personas en un limbo migratorio por la falta de deseo de buscar una solución razonable a un problema.
Se registra que ya a mediados de 1920 vivían en los Estados Unidos al menos 1,400,000 extranjeros sin estatus lega
En la página electrónica del diario, el señor Adrián Espejo escribe un largo y muy sesudo comentario en relación a mi columna anterior en la que señalé que de acuerdo a los records del servicio de inmigración y del diario New York Times hay clara evidencia de que la inmigración ilegal no es un fenómeno nuevo, y que de hecho se registra que ya a mediados de 1920 vivían en los Estados Unidos al menos 1,400,000 extranjeros sin estatus legal que fueron después amnistiados por los gobiernos de turno. La apreciación central del comentario del señor Espejo es que con mi arulo estoy tratando de justificar lo injustificable, y aunque no lo dice expresamente, se refiere al hecho de que estoy tratando de justificar la inmigración ilegal. Jamás fue esa mi intención. Mi deseo fue puntualizar que el problema de la inmigración ilegal es tan antiguo como las primeras leyes migratorias que se dictaron y que ya en el pasado se lo resolvió con posturas moderadas y no con la posición intransigente de que el único camino son las deportaciones masivas.
Lo primero que debo comentar para aclarar la percepción del señor Espejo es que no estoy de acuerdo ni justifico la inmigración ilegal. El primer problema de la inmigración ilegal es muy obvio, viola las leyes de los EE.UU. El segundo problema es que crea un mercado ilícito que maneja millones de dólares, que está vinculado a otros delitos como el tráfico de drogas y la trata de blancas. El tercer problema que me inquieta es que ingresan al país en su mayoría gente que sólo llega con la intención de trabajar, pero en ese caos que crea, se cuelan criminales de poca monta y otros de alta peligrosidad relacionados inclusive con el terrorismo internacional. Y por último, reduce al ser humano en algunos casos a la humillación de tener que ingresar a escondidas y en otros hasta a la circunstancia de perder la vida en el intento.
El señor Espejo comenta además que sus padres llegaron en 1965 de manera legal. Y con esto arribo a otro aspecto interesante en el debate migratorio que me hace preguntarme: ¿Cuántos de los millones de inmigrantes que vinieron en el pasado serían admisibles con las leyes actuales? Casi en la misma época en la que llegaron los padres del señor Espejo, llegaron familiares míos y de mi esposa, por eso sé con certeza que no había la cantidad de impedimentos y filtros que hacen que hoy por hoy sea prácticamente imposible presentarse en una oficina consular y salir con una visa en la mano. Lo sé, son las leyes y realidades actuales, insisto, no trato de justificar la inmigración ilegal, sólo intento ponerla dentro del contexto de la realidad actual.
La inmigración ilegal es mala, casi tan mala como mantener a millones de personas en un limbo migratorio por la falta de deseo de buscar una solución razonable a un problema cuya única otra alternativa sería una expulsión masiva que por factores económicos, sociológicos y morales sería una tragedia para los Estados Unidos.


August 31 2014, 12:01 AM Por: Rodolfo Casparius

El presidente de México (c), y el gobernador de California (i) durante una reunión con empresarios locales en un hotel en Los Ángeles.
En su visita extraoficial a California el presidente Peña Nieto no respondió a numerosas inquietudes
Burbujas
La reciente visita del presidente Enrique Peña Nieto a California, se supone que era una visita extraoficial, pero sus reuniones públicas con el Gobernador Jerry Brown, la convirtieron en una visita con actos políticos importantes.
Enrique Peña Nieto fue muy bien recibido por el pueblo en California. Me hizo recordar las épocas del gobernador Wilson. Entonces algunos políticos de México iban a California como parte de su campaña para lograr votos en México, dado que la inmensa mayoría de los que asistían a esos mítines tenían familiares en México a los que podían influenciar para que votaran por esa persona o por el partido que representaban. Tan solo por el hecho de que hubiera venido a interesarse en los problemas de los mexicanos que estaban de este lado de la frontera.
¿Será que en el trasfondo de la visita del presidente Peña Nieto está la misma idea de buscar el apoyo para el PRI en las elecciones futuras para el Congreso y algunas gubernaturas a través de la influencia que puedan tener los inmigrantes sobre sus familias que permanecen en México?
Los éxitos parlamentarios del presidente fueron tema durante su visita a California y explotados para su lucimiento.
No me malinterpreten, Peña Nieto no hizo un mal papel en California, pero no fue una visita extraoficial. Me parece que sus comentarios y promesas estuvieron fuera de lugar.
Algunos amigos republicanos que tengo —tengo algunos aunque lo duden- me han indicado que consideran inadecuadas las declaraciones públicas del presidente de México en California, porque puede ser visto como una intromisión no diplomática en los asuntos internos de este país. Me hicieron ver que la misma opinión resultaría si el presidente de Estados Unidos fuera a México y en lugar de hacer una visita diplomática oficial con el presidente del país, asistiera a actos políticos con algún gobernador e hiciera declaraciones sobre algún problema interno.
El Presidente de México no puede dejar su investidura en México cuando sale de viaje. Puede viajar como todo ciudadano y hacer visitas de cortesía, pero al participar en actos políticos, su presencia y declaraciones se hacen oficiales, como fue en este caso.
Su ofrecimiento y promesas de apoyo a los indocumentados no serían criticables si las hiciera en México pero no está bien que las haya hecho aquí. Todavía menos porque no dijo nada al respecto de que se estaba haciendo en México para controlar la emigración ilegal. No mencionó ni se ven acciones concretas para acabar con el coyotaje y corrupción en la frontera, y con el tránsito libre por México de miles de personas de otros países cuyo objetivo es internarse ilegalmente en Estados Unidos.
La visita del presidente Peña Nieto a California cobra más importancia porque este Estado tiene la mayor cantidad de inmigrantes y económicamente es uno de los más importantes de este país. Según datos de hace dos años, si fuera un país, sería la séptima economía del mundo.
Al margen de la visita, el tema siempre nos dará la oportunidad de comentar asuntos complicados sobre este problema humano tan delicado. Podíamos preguntarnos: ¿a cambio de que piden la legalización de su estadía los indocumentados?
Por supuesto que entre mexicanos y centroamericanos que han emigrado hay personas muy valiosas, por supuesto que los que han formado una familia aquí y tienen hijos que están educando, están haciendo algo por el futuro del país. Por supuesto también que los miles de trabajadores en la agricultura y en la industria de la construcción, son clave para su desarrollo.
Podemos dar varios ejemplos de las contribuciones a la sociedad que muchos migrantes ofrecen pero también es cierto que entre los 11 millones de indocumentados (no sé si sea la cifra real) hay quienes esperan todo a cambio de nada. Pedir sin dar no funciona.
Por otro lado, cada nuevo indocumentado que entra a los Estados Unidos hace más difícil la solución del problema de los que ya están aquí, no solo por el crecimiento intrínseco sino porque en cualquier solución a la que se llegue, quedarán fuera algunos, más todos los que siguen llegando. Además, hay quienes me han comentado que la amnistía que se dio hace algunos años sirvió para regularizar a muchos de los que estaban en este país, pero indirectamente hizo más interesante para otros el venir ilegalmente con la esperanza de que tarde que temprano fuera legalizada su estadía.
Urge que ambos gobiernos dejen la palabrería a un lado y analicen el problema en busca de soluciones que beneficien a todos, tal vez con alguna fórmula de regulación temporal, como ya se hizo en el pasado con el programa "bracero".
Es importante para ambos países que el problema migratorio se solucione, y particularmente para Estados Unidos que lo padece, porque se trata de 11 millones de personas de las que se sabe poco, no tienen documentos que les permita incorporarse adecuadamente a la sociedad, se pasan la vida ocultándose de las autoridades, no están regularizados fiscalmente, etc.
Además, urge que en ambos países se despolitice el problema migratorio. No es aceptable que cuando un partido apoya la regularización el otro se oponga y que posteriormente la situación sea inversa.
¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar para que se resuelva este problema?


August 31 2014, 12:01 AM Por: Óscar Domínguez G.

Jorge Luis Borges.
Lo malo de encontrarse con los personajes es que ellos nunca se encuentran con uno
Papeles
Ahora que se cumplieron 115 años de su nacimiento (agosto 24) parece que fue mañana que abordaba a Jorge Luis Borges a la salida del Palacio de Nariño, después de su encuentro con el entonces presidente Turbay, quien provocó envidia nacional al confesar que la suya era una "casa tomada" por siete mil libros. Leídos, claro.
El "último delicado" salió de Palacio y de inmediato empezó a disfrutar la ciudad vieja de Bogotá, uno de los principales sitios turísticos de la metrópli que todavía carece de metro.
Borges lo veía todo con el resto de los sentidos después de que Dios tuvo la magnífica ironía de depararle al mismo tiempo "los libros y la noche".
A lo mejor bromeaba para sus adentros con la sonrisa de quien se jactaba más de lo leído que de lo escrito: para lo que hay que ver —pensaría- con la ceguera basta.
Viendo a Borges por primera y última vez me curé del deseo de que se me aparecieran Dios o la Virgen, dos de las ficciones de mi niñez.
Se supone que como reportero tenía qué preguntarle algo, pues para eso me pagaban. Pero me pareció falta de consideración distraerlo mientras disfrutaba del misterio del sector.
Años después de "mi" encuentro con Borges lamento no haberle dicho: Maestro, usted es una de sus ficciones, usted no existe, está rezado, ¿verdad? O: ¿Por qué nunca habla de García Márquez o ya leyó siquiera 20 de los cien años de soledad, siguiendo una de sus bromas?
Lo malo de encontrarse con los personajes es que ellos nunca se encuentran con uno. Pero nadie me quita lo bailao: conocí a Borges.
Lo seguí en su periplo por el barrio donde nació un colega suyo poeta, José Asunción Silva, quien se suicidó disparándose un nocturno en el corazón. Me habría gustado meterle la mano al bolsillo y robarle algún futuro verso. U otro ya escrito. O uno de sus cuentos, algún ensayo, el bastón, su memoria.
Sus pasos lo llevaron hasta la sede del Instituto Caro y Cuervo, la institución que vela por la pureza del idioma. Lo esperaba el director, Ignacio Chaves, quien hace tiempos goza de Borges.
Si antes había envidiado a Turbay, ahora envidiaba a Chaves quien le narraba al visitante la vieja casona con pelos, señales y fantasmas. El agua de la alberca se encargaba de ponerle música de cámara a la crónica del anfitrión.
Me pareció haberle oído murmurar a Borges — tenía "voz de sombra", como Malena, la del tango de Manzi- que esa casa repetía otra que había "visto" en una remota ciudad, que ese ambiente no le era extraño. Espero no calumniarlo si digo que mencionó a Granada en ese "contexto".
Al "argentino más citado" lo esperaba un salón atestado de perplejos. Don Jorge despachaba sonriente toda suerte interrogantes. Este "reportero" volvió a callar como un eterno principiante.
No se me ocurrió nada. Ni siquiera le pregunté por "un tal Acevedo Bandeiras", Juan Dalhmann, su Martín Fierro, por qué amó tanto a Stevensen, por qué seguía soltero, cómo le parecía el Dios de Spinoza, si era ateo, por qué rezaba el rosario.
También pude haberle preguntado por algún compadrito que después se volvió tango en la voz de Edmundo Ribero que admiraba. No pregunté nada, pero el mundo se podía acabar ya. Regresaba a casa siendo un Borges más rico.


August 30 2014, 12:01 AM Por: Rubén Navarrette

Los latinos ya no se pueden seguir dando el lujo de aguantar el mal comportamiento y la mediocridad de quienes eligen para representarlos.
Algunos legisladores latinos de California dejan mucho que desear con su comportamiento
California
 
Muchos legisladores latinos tienen apodo. En California, continuamos con la tradición. A menudo, los llamamos "acusado".
En un estado en donde los latinos constituyen más de 28% de la población, es vergonzoso ver a legisladores latinos actuar como si las reglas no se aplicaran a ellos. Con hábitos negligentes y comportamiento cuestionable, no es de sorprender que a algunos se les tomen las huellas dactilares y terminen fichados.
El miembro más reciente de este club es el senador estatal Ben Hueso, que fue arrestado por manejar ebrio la semana pasada cerca del Capitolio de Sacramento. Agentes de la Patrulla de Caminos de California dijeron que vieron al demócrata de San Diego conducir su vehículo estatal en la dirección incorrecta por una calle de una sola mano. El legislador presentaba "signos y síntomas objetivos" de estar bajos los efectos del alcohol, se le hizo una prueba de sobriedad en el lugar y fue fichado en la cárcel del condado a eso de las 3:30 a.m.
Uno pensaría que aquellos llamados a liderar tendrían el sentido común de llamar un taxi.
Hueso no bebe solo. Unas pocas horas antes, fue fotografiado, con la camisa fuera del pantalón, en un balcón del Capitolio deleitándose con otros cuatro miembros demócratas del grupo de políticos latinos. Todos los hombres alegres parecían estar cantando y tenían bebidas en sus manos. Uno de ellos —el legislador V. Manuel Perez- le dijo a un periódico que estaban bebiendo tequila.
Naturalmente. Si uno va a quedar como tonto y pasar vergüenza en su comunidad, debe permanecer leal a su cultura.
Eso sí, esto era sólo la post-fiesta. Más temprano, los legisladores latinos y otra docena de sus colegas del grupo de legisladores latinos se habían dado un festín en lo que Pérez llamó "una bonita cena" en un restaurante italiano, donde —según otra foto- se sirvió vino durante la comida.
¿Por qué tanta foto? ¿Estos legisladores están orgullosos de comportarse como estudiantes universitarios?
¿Y por empezar, por qué estaban celebrando estos legisladores? ¿Acababan de elaborar y sancionar una legislación importante para servir a sus electores latinos con una mejora en la educación, expansión del cuidado de salud, conservación del medioambiente o creación de empleo?
No, eso sería demasiado trabajo —y se parecería demasiado al liderazgo. El grupo de políticos estaba celebrando porque era hora de despedir a los miembros que partían, incluido Pérez.
Al menos uno de los miembros de este grupo de políticos quizás diga adiós por un tiempo largo. En febrero, el senador estatal Ron Calderon fue acusado de 24 cargos federales. Calderon presuntamente aceptó $100,000 en sobornos, viajes y trabajos fáciles para sus hijos a cambio de alentar una legislación que beneficiara a un hospital involucrado en fraude de facturación y en participar de un ardid de impuestos en la industria del cine que fue una verdadera estafa del FBI. Calderon, quien ha negado el delito y se rehusó a renunciar, fue suspendido en marzo.
He escrito sobre legisladores latinos por un cuarto de siglo, no sólo en California sino también en Texas y Arizona. Y las historias como esta me siguen desilusionando.
Los legisladores generalmente terminan alejados de los electores que se supone deben representar. El abismo se agranda más debido a su arrogancia, el sentimiento de que son algo especial. Muchos se sorprenden de haber llegado tan lejos en la vida. Entonces, como muchos otros funcionarios electos, el objetivo se convierte simplemente en ser reelectos. Esto significa desviarse de temas controvertidos y no desafiar a los poderosos. Y por lo tanto rara vez logran hacer algo. Algún día se jubilarán y nadie se acordará de ellos.
Esto es lo que la gente no debe olvidar. Los latinos ya no se pueden seguir dando el lujo de aguantar el mal comportamiento y la mediocridad de quienes eligen para representarlos. Acosada por el tema de inmigración, sin atención por parte de ambos partidos y devaluada en lo que se refiere a logros educativos, prosperidad económica y poder político, la minoría más grande de Estados Unidos necesita un liderazgo serio provisto por gente seria. Los que no son serios deben ser echados de su puesto público.
Cuando fue liberado de la cárcel, Hueso les dijo a los periodistas inicialmente que planeaba "insistir en [su] inocencia". Menos de una hora más tarde, emitió una declaración disculpándose por "una decisión personal mala e inaceptable" y "asumiendo responsabilidad completa por mis acciones".
Hablando de malas decisiones, hay un actor más en esta telenovela. Es la legisladora Lorena Gonzalez, que sacó la foto de los cinco amigos —incluido Hueso- bebiendo y cantando en el balcón del Capitolio. Luego la publicó orgullosamente en Twitter a las 11:19 p.m., con el epígrafe: "Me encantan mis muchachos latinos". A la mañana siguiente, luego de que se supiera que Hueso había sido arrestado, el amor se terminó –y la foto fue borrada de la cuenta de Twitter de la legisladora. Gonzalez pasó el resto del día evitando periodistas.


August 30 2014, 12:01 AM Por: Raúl Benoit

Popeye, quien fue liberado hace pocos días, tiene en su haber cientos de muertos inocentes.
Popeye, el matón de Pablo Escobar, ahora deberá cuidar su propia espalda
Al grano
Cuando vi por primera vez a Popeye frente a frente, estaba cuidando, junto a otros matones, el edificio Mónaco de Pablo Escobar. Minutos antes, a mi productor y a mi camarógrafo los encañonaron con una pistola 9 milímetros.
Como corresponsales de Univisión viajamos a Medellín a finales de los años ochenta, para cubrir la noticia sobre la persecución a Escobar y sobre la guerra entre el Cartel de Medellín y el de Cali.
Aquella vez tuvimos suerte y nos dejaron ir, tal vez por representar a la televisión extranjera lo cual hubiese sido escandaloso.
Años más tarde, Popeye le contó a un camarógrafo que me salvé de morir porque siempre andaba con el arma en la mano, muy paranoico y guardaespaldas. Intentaron matarme en distintas ocasiones, pero, mi supuesto asesinato no hubiese cambiado nada. Hoy haría parte de las cifras.
Ese Popeye, quien fue liberado hace pocos días, tiene en su haber cientos de muertos inocentes y aunque muchos creen que debió pagar más años de cárcel (solo cumplió 22), el matón principal del Cartel de Medellín, ha sido condenado de nuevo, pero a la libertad.
La libertad para un individuo que debe tanto a la sociedad, o peor, a la humanidad, significa una condena, más aún cuando él fue autor y testigo importante de fechorías espantosas. Popeye confirmó los nombres de políticos que estuvieron involucrados en crímenes de Estado. Pero la acusación más arriesgada la hizo contra los ex socios de Escobar.
Por algunas razón, las autoridades colombianas y las de los Estados Unidos, han ignorado y casi perdonado a una familia que fue gestora del Cartel de Medellín. Asesinos, igual que Escobar, mandaron a matar a políticos, periodistas e inundaron las calles de cocaína. Se hacían llamar con orgullo el "clan Ochoa".
Aunque Popeye ha sido claro y contundente en repetir que los hermanos Juan David, Jorge Luis y Fabito Ochoa, fueron directos responsables de asesinatos y bombas, nadie quiere tocarlos; ahora y antes se encubren y conviven de plácemes con ciertos sectores de la sociedad antioqueña, excepto Fabito que está preso en Norteamérica.
Aunque alias Popeye no señaló directamente a Fabio Ochoa Restrepo, padre del Clan Ochoa, sí insinuó la avenencia de éste con las actividades de sus hijos. Mucho dinero sucio se lavó en la compra de propiedades y caballos de paso fino, un negocio desprestigiado en Colombia porque ser caballista era sinónimo de narco, una tergiversación promovida por los mafiosos que se sentían socialmente importantes al criar caballos. Don Fabio, como había que llamarlo en vida y quien murió en febrero de 2002, guardó silencio sobre los crímenes de sus hijos. El silencio es complicidad en las leyes universales de justicia.
Me da pena alias Popeye, condenado a la libertad, porque tendrá que cuidarse la espalda de los antiguos socios de Escobar, de viejos enemigos de ese negocio maldito que nunca perdona y hasta de los descendientes de ciertas víctimas cuyo corazón no ha sanado.
Yo le creo a Popeye. Es a uno de los pocos que le creo y aunque colaboró con la justicia, pienso que ésta fue muy laxa con él. Debieron dejarlo en la cárcel de por vida por todo el daño que hizo.


August 29 2014, 12:01 AM Por: Humberto Caspa

El coach de los Redskins, Jay Gruden, junto a un logo que podría desaparecer en la próxima temporada del fútbol americano profesional.
Sería como si en Los Ángeles hubiera un equipo deportivo con el nombre ‘wetbacks’
Sociedad
Después del abandono de los Raiders a Oakland, la ciudad de Los Ángeles ha buscado imperiosamente un equipo de fútbol que, no solo enaltezca las cualidades innatas de su gente, sino que ese equipo se convierta en una inversión que produzca beneficios económicos para toda la comunidad angelina.
Qué les parece si una vez adquirido la luz verde de la NFL, los residentes de Los Ángeles tengan la mala fortuna de encontrar un empresario con las mismas características de Donald Sterling, ex dueño del equipo de basketball de los Clippers, o Dan Snyder, mandamás de los "redskins".
El primero, Sternling, ofendió a la comunidad afroamericana con comentarios racistas. El segundo, Snyder, persiste con la idea de que el nombre de su equipo es una palabra inofensiva.
Por supuesto que "redskins" es vulgar y ofensivo. Es como si existiera un equipo de fútbol americano en la ciudad de Los Ángeles con el nombre de "los greasers" o "los wetbacks" o peor aún los "muds".
La palabra "greaser" se utilizó durante el Siglo XIX para describir e insultar a los inmigrantes mexicanos, por los trabajos "sucios" que realizaban y por su supuesta apariencia "grasosa". Este término, lamentablemente, lo legalizó el gobierno californiano por medio de una vergonzosa ley conocida como el Greaser Act (1855), misma que dispuso la prohibición de vagos grasosos en las calles.
Por su parte, Wetbacks fue utilizado desde la década de 1920 hasta hoy. Hace referencia a la forma cómo los inmigrantes latinoamericanos cruzan ilícitamente la frontera por el río Grande.
Al igual que greasers, el gobierno federal legitimó el uso de la palabra wetback al utilizarlo como una política de Estado en cuestiones migratorias. En 1954 se instituyó la llamada Operación Wetback para deportar a miles de indocumentadas, quienes habían llegado a este país por medio del Programa Bracero. Fue otra de las grandes vergüenzas de las altas esferas del gobierno en contra de la población latina.
Y el término "mud [people]" es utilizado por grupos racistas neonazis y skinheads para referirse a la gente latina.
Así, históricamente los euro-norteamericanos se refirieron a los grupos minoritarios étnicos con nombres vulgares, no solamente para insultarlos, sino también para relegarlos intencionalmente en los eslabones más bajos de la sociedad.
Lo mismo sucedió con el término de redskins, el cual es un nombre peyorativo que descalifica a la población originaria de Norteamérica.
Recientemente el periódico Washington Post optó en no utilizar esta palabra ofensiva en sus Editoriales por considerarla un insulto a la comunidad originaria. Obviamente, el reconocimiento de los editores de este medio de comunicación es valorable, pero siento que se queda corto.
Los periódicos y otros medios de comunicación deberían minimizar su utilización, especialmente para identificar al equipo de futbol de Washington. Por mi parte, desde hoy en adelante, yo simplemente me referiré a los […] como el "equipo de Washington".


August 29 2014, 12:15 AM Por: Guillermo Martínez

Los que claman por una reforma migratoria quieren que el presidente decida hacerlo antes de las elecciones de noviembre.
El resultado de una acción ejecutiva puede ser contraproducente para los demócrata
Inmigración
No hay dudas que Estados Unidos necesita con urgencia una reforma migratoria integral. Las posibilidades que la Cámara de Representantes apruebe una versión de la ley ya pasada por el Senado es pobre. La única solución posible es que el Presidente Barack Obama cumpla su promesa y por orden del ejecutivo imponga muchos de los cambios necesarios.
Ya el presidente ha hecho algo parecido con los niños llamados Dreamers (soñadores en español). Ellos son los que llegaron a Estados Unidos muy jóvenes acompañando a sus padres y en realidad el único país que conocen es en el cual ellos han vivido casi todas sus vidas.
Los que claman por una reforma migratoria quieren que el presidente decida hacerlo antes de las elecciones de noviembre. Para mi eso sería un error garrafal.
Hay muchos expertos y muchas opiniones sobre lo que debe de hacer el Partido Republicano. No cabe duda que debe adoptar una posición más moderada con respecto al tema de inmigración. El negarse a siquiera considerar la ley en la Cámara de Representantes es reprochable y a la larga va a hacerle mucho daño a los republicanos con el voto de los hispanos.
Pero el daño que el voto hispano le va a ocasionar a los republicanos es mucho mayor en las elecciones nacionales que en las parciales, como las de este noviembre próximo.
Los representantes a la Cámara corren en distritos pequeños. En ellos si hay mayoría de votantes hispanos gana el candidato hispano. Si no, gana el candidato anglo o el negro. En el Senado ocurre algo parecido. Hay pocos estados en los cuales los hispanos son mayoría o por lo menos una minoría grande. Por eso es que a nivel nacional sólo hay tres senadores hispanos. Los republicanos Marco Rubio en la Florida y Ted Cruz en Texas y el demócrata Bob Menéndez en Nueva Jersey.
Ninguno de los tres tiene que ir a la reelección en noviembre.
Si el presidente decide usar su pluma y crear por orden ejecutiva una reforma migratoria este año, los resultados pueden ser contraproducentes. En elecciones parciales siempre la mayoría de los votantes son blancos y personas de la tercera edad. A estos grupos no le agrada nada hablar de una reforma de inmigración integral. Hay pocos jóvenes, negros o hispanos que salen a votar en forma masiva como los hacen en elecciones nacionales y este es el grupo a los cuales más le interesa este tema.
Es difícil predecir precisamente que es lo que va a hacer el presidente. El podría otorgarle los mismos derechos a los familiares inmediatos de los Dreamers. Esto les permitiría vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos por un tiempo definido. Nadie cree que va a decretar una amnistía general a los cerca de 12 millones de indocumentados con un camino marcado que les permitiría hacerse ciudadanos estadounidenses. Lo más probable es que decida ordenarle al Departamento de Seguridad Nacional que enfatice en deportar a aquellos indocumentados que tienen antecedentes penales en vez de deportar a todos los que detienen a diario sin papeles.
Es cierto que la mayoría de los estadounidenses están a favor de muchos aspectos de la reforma migratoria. Casi todos creen que Estados Unidos debe favorecer la residencia y eventual ciudadanía a los estudiantes extranjeros que se gradúan de universidades americanas y después no pueden quedarse a trabajar y vivir en el país.
Pero por mucho que quiera que se apruebe una ley de inmigración integral lo antes posible, no creo que es una buena idea que el presidente lo haga con una orden ejecutiva. Hay que dejar que los republicanos sientan el peso del voto hispano. Tarde o temprano van a tener que cambiar de opinión o perderán para siempre el voto de los hispanos, el grupo minoritario de más rápido crecimiento en el país.
Pasar una reforma migratoria de un plumazo también puede hacerle daño a los candidatos demócratas que digan favorecer el cambio. Y esto es algo que el Presidente Obama no debe arriesgarse a hacer en un año electoral.
Si lo hace pondría aún más en peligro la mayoría que tiene en el Senado. Los republicanos necesitan ganar seis escaños senatoriales para quitarle la mayoría a los demócratas y hacerle mucho más difícil gobernar al presidente.
Las encuestas dicen que los republicanos tienen más del 60 por ciento de posibilidades de obtener esa mayoría. Obama debe evitar por todos los medios hacer algo más que pueda perjudicar a su partido en las elecciones de noviembre.


August 28 2014, 12:01 AM Por: Rubén Hernández León

El presidente de México Enrique Pena Nieto saluda a los legisladores de California, en Sacramento.
El presidente Peña Nieto vio un estado que ha evolucionado, en relación al país, en cuanto a la inmigración
Esta semana anduvo por tierras californianas el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su primera visita a los Estados Unidos con el propósito de intercambiar con la diáspora organizada, es decir, las federaciones, asociaciones y clubes de oriundos. Este tipo de visitas son de carácter simbólico, pero no por ello dejan de tener cierta importancia. En este caso, lo que quizá anticipa es un intento de reimaginar la desdibujada política del estado mexicano para con su población en el exterior.
Hay que señalar que la indefinición de la política del gobierno mexicano hacia su diáspora no empezó con el mandato de Enrique Peña Nieto, sino que ocurrió durante el período de Felipe Calderón. Mientras que su correligionario panista, Vicente Fox, quiso utilizar a los migrantes como punta de lanza de su política exterior con Estados Unidos, Calderón se fue al lado opuesto: guardó el tema en un cajón, le puso llave y se olvidó del asunto.
Pero mientras que el estado mexicano se paralizó en el ámbito migratorio, el mundo siguió dando vueltas: la crisis económica de fines de la década pasada puso fin a una de las más grandes oleadas migratorias de México a Estados Unidos y las autoridades federales norteamericanas hicieron mancuerna con las policías locales para deportar a cientos de miles de migrantes no autorizados. Los jóvenes "dreamers", socializados en la cultura política de este país y apoyados por aliados en distintos frentes institucionales, le cambiaron el rostro al movimiento por los derechos de los inmigrantes.
La demografía tampoco se detuvo. Los hijos, nietos y bisnietos de migrantes mexicanos y otros países de Latinoamérica han venido a tener un peso cada vez mayor en la política, sobre todo en los sitios de alta concentración poblacional. California y Los Ángeles en particular son, por supuesto, el epicentro de muchas de estas transformaciones.
Y eso, precisamente, es lo más notable de la visita del presidente Peña Nieto a Los Ángeles el lunes pasado. El primer mandatario mexicano llegó a una ciudad y un estado que han cambiado. No se trata de un progreso irreversible ni mucho menos de un mundo ideal. Pero tampoco se puede negar que mientras en Washington, D.C., la reforma migratoria y el Dream Act son letra muerta, y en estados como la vecina Arizona los políticos se deshacen por aprobar leyes cada vez más persecutorias, en California las cosas avanzan (dando tumbos, sí) por otro camino. Para muestra un simbólico botón: el aplauso más prolongado e intenso durante el encuentro masivo del presidente mexicano con miembros de la comunidad mexicana se lo llevó Jerry Brown—el gobernador que aprobó las licencias para los migrantes indocumentados.
Con todo y que hubo protestas afuera del hotel donde tuvo lugar el citado encuentro, está claro que el jefe del ejecutivo mexicano vino a territorio amigo. Dicho de otra forma, vino a convertir a los (ya) conversos. La gran pregunta es si la administración actual se atreverá a más. Ya van casi dos años de mandato y el tiempo apremia.


August 28 2014, 12:01 AM Por: Elvira Arellano

La Unión Americana de Libertades Civiles demandó al Gobierno ante un tribunal federal por la deportación de madres y niños inmigrantes que huyen de la violencia en Centroamérica.
El miedo que experimenta una madre no para nunca
@ElviraArellano
Cuando vi a la madre de Mike Brown en su funeral en Missouri el lunes pasado, vi una cara como las que he visto con demasiada frecuencia.
Es la cara de las madres centroamericanas que buscaban sus hijos e hijas que han "desaparecido" durante sus viajes al norte.
Es la misma cara que vi durante el fin de semana en Waukegan, Illinois cuando tuvimos una reunión con familias para obtener abogados que representen a los niños detenidos en la frontera. Como habíamos pensado, la mayoría de estos niños tienen parientes en los Estados Unidos. Los padres y las madres han estado trabajando y enviando dinero para que otros cuiden sus hijos, hasta el momento en que decidieron que la situación en Honduras o Guatemala ya era demasiado peligrosa para permanecer. Entonces los padres y las madres hicieron arreglos con amigos para llevar a los chicos a la frontera. Actualmente, estas madres y padres se están presentando para recoger sus hijos en los centros de detención.
Hablé con los niños, algunos de los cuales apenas tienen 2 o 3 años. También hablé con sus madres. Muchas de ellas no tienen documentos y, no obstante, recogieron sus hijos sabiendo perfectamente que era posible que Inmigración las pueda arrestar y deportar.
Si el Presidente Obama cumple con su promesa de emitir órdenes ejecutivas en septiembre, algunas de estas madres y padres podrán calificar para un estatus legal temporal como el que tienen los "soñadores". Esta situación de seguridad legal les ayudará a rescatar a sus hijos de los abusos que ocurren en los centros de detención.
La Familia Latina ha declarado que septiembre se considere el "Mes de Libertad del Miedo". Esperamos unir a gente de las comunidades afronorteamericanas y latinas que viven con el miedo de que sus hijos acaben abatidos por la policía, con la gente de nuestras comunidades inmigrantes que viven con el temor de que sus hijos y cónyuges sean deportados.
El miedo que experimenta una madre no para nunca. En la noche nos levantamos cuando nuestros bebés tosen para asegurarnos que van a sobrevivir hasta la mañana. Los vigilamos cuando son chiquitos y por primera vez cruzan la calle. Vigilamos cuando salen de la casa rumbo a la escuela o a una fiesta el viernes por la tarde, preocupadas que tal vez no van a regresar. En la cara de la madre de Mike Brown pude ver la resignación que esta batalla se había perdido, que sus peores temores se habían realizado. Pero vi también vi la cara de valentía y determinación que desde ahora nuestros hijos no deben vivir atemorizados, que ya no nos van a quitar nuestros hijos. Ruego que esta nación escuche a sus madres

Próximo
ENCUESTA

EDICIÓN ELECTRÓNICA