August 27 2014, 12:01 AM Por: Jorge Ramos

Las protestas contra la policía de Ferguson por la muerte del joven Brown se convirtieron en fuertes disturbios.
Lo peor de Estados Unidos es su racismo y discriminación
Sociedad
La última moda en Estados Unidos es echarse encima un balde de agua con hielo, retar públicamente a otra persona a hacerlo y luego enviar una donación a la fundación que lucha contra la enfermedad de Lou Gehrig.
La campaña ha sido un sorprendente éxito mediático. Artistas y celebridades han aceptado gustosos el reto (con foto o video incluido) y la fundación ha recaudado millones de dólares.
Y así también, como un balde de agua fría —inesperado y brutal- nos llegó otro caso más de racismo en Estados Unidos. Es injusti?cable que un joven afroamericano de l8 años de edad y totalmente desarmado, Michael Brown, haya recibido seis balazos de un policía blanco, Darren Wilson, el pasado 9 de agosto. Nada —salvo prejuicios y una larga historia de impunidad- puede explicar esa muerte y el abuso de autoridad.
Ferguson, Missouri, es vista en el mundo como el símbolo de lo peor de Estados Unidos. Muchos estadounidenses no ven nada raro en que una población donde el 67% de sus 21 mil habitantes es afroamericano tenga solo tres policías de la raza negra (de un total de 53). Pero en el extranjero si se dan cuenta.
El diario español El País ha tenido una extraordinaria cobertura de las protestas por la muerte de Brown en Ferguson y, en sus reportajes y editoriales, ha destacado lo siguiente: el 84% de los autos detenidos son conducidos por afroamericanos; el 92% de las personas arrestadas por la policía son de la raza negra; solo uno de los seis miembros del consejo de gobierno es afroamericano al igual que solo uno de los siete representantes del distrito escolar.
Ferguson es, por lo tanto, una población con mayoría afroamericana pero dominada por blancos. Eso ocurre en muchas partes de Estados Unidos a pesar de que para el año 2043, según la O?cina del Censo, los blancos dejarán de ser una mayoría a nivel nacional.
Ya en este momento, el número de bebes nacidos de madres latinas, afroamericanas, asiáticas y de otras minorías es casi idéntico al de recién nacidos de madres blancas no hispanas. Estados Unidos está viviendo una revolución demográ?ca, que se nota primero en los hospitales y en las escuelas, y que lo está cambiando todo.
Pero lo grave es que hay muchos estadounidenses que se resisten a aceptar este inevitable cambio poblacional y reaccionan con intolerancia y violencia. Hace solo unos meses estábamos discutiendo las estúpidas declaraciones racistas del dueño del equipo de basquetbol de los Clippers de los Angeles, Donald Sterling, que no quería invitar a afroamericanos como espectadores a los juegos (a pesar de que la mayoría de sus jugadores lo son).
La misma intransigencia se siente en el caso de Trayvon Martin. Independientemente del veredicto judicial, la muerte del desarmado joven afroamericano de l7 años de edad en la Florida en el 2012 —por parte de un pistolero blanco- fue para muchos una verdadera injusticia y una grave falla del sistema legal.
La Declaración de Independencia de Estados Unidos, escrita y adoptada en 1776, tiene una frase genial: "todos los hombres fueron creados iguales". Pero, desafortunadamente, los casos de Michael Brown y de Trayvon Martin nos demuestran que eso sigue siendo una aspiración, más que una realidad.
La verdad, no esperaba estar escribiendo de racismo en Estados Unidos a ?nnales del 2014. La elección de Barack Obama como presidente en el 2008 nos hizo creer a muchos que Estados Unidos, por ?i n, había llegado a una era post-racial. Décadas de esclavitud, seguidas de décadas de racismo y segregación, parecían haber quedado atrás con la elección del primer presidente afroamericano en la historia
Pero no hay nada post-racial ni esperanzador en las muertes de Trayvon Martin y Michael Brown. La sospecha es que si su color de piel hubiera sido otro, hoy estarían vivos. Y le puede pasar a cualquiera. El propio presidente Obama dijo que Trayvon Martin pudo haber sido el hijo que nunca tuvo.
Con razón, afroamericanos, asiáticos y latinos sentimos que en este país se puede lograr cualquier cosa. Como inmigrante, Estados Unidos me ha tratado con una generosidad asombrosa y extraordinaria. Pero no podemos ocultar que hay muchos lugares en los que no somos bienvenidos. Ferguson, Missouri es tan hostil para los afroamericanos como lo es el condado de Maricopa en Arizona —vigilado por el shérif Joe Arpaio- para los inmigrantes latinos y Murrieta,
California, para los niños centroamericanos.
No me canso de repetirlo. Lo mejor de Estados Unidos son sus oportunidades pero lo peor es el racismo y la discriminación. Esta es, sin duda, la tarea pendiente de la democracia más poderosa del planeta. Sus mejores jóvenes están muriendo por los más absurdos prejuicios. La igualdad, aquí, es un mito.


August 27 2014, 12:01 AM Por: Luis A. Alejo

Gran parte de las condiciones de hoy han quitado la esperanza de los niños centroamericanos, causando que miles de personas huyan.
Estados Unidos y las naciones centroamericanas deben coordinar esfuerzos para el desarrollo
América Central
Sólo pasaron 22 años desde el fin de la sangrienta guerra civil de El Salvador con los Acuerdos de Paz de Chapultepec. Más de 75,000 salvadoreños desaparecieron o fueron asesinados, incluyendo la voz de los pobres, el arzobispo Oscar Romero.
Entre 1980 y 1992, Estados Unidos gastó 6 mil millones de dólares en el gobierno militar salvadoreño, sin embargo, eso hizo muy poco para ayudar a la reconstrucción del país después de la guerra. Lo mismo podría decirse de Guatemala, mientras que Honduras aún se recupera del golpe de estado de 2009 que cambió el rumbo del país.
Gran parte de las condiciones de hoy han quitado la esperanza de los niños centroamericanos, causando que miles de personas huyan. Todo está n conectados a décadas de política exterior estadounidense en la región.
El Congreso está en receso veraniego después de no hacer su labor para obtener fondos necesarios para cuidar a estos jóvenes refugiados. Algunos republicanos presionan inconscientemente para acelerar las deportaciones que sólo pone en peligro a los niños. Mientras las condiciones siguen siendo las mismas en el hogar, los niños van a seguir buscando una vida mejor en los Estados Unidos.
El mes pasado, integré e la primera delegación de legisladores de California en una misión de investigación a América Central. El objetivo era averiguar la causa por las que las familias centroamericanas están tan desesperadas como para poner la vida de sus hijos en manos de los traficantes de personas.
En los últimos años, El Salvador ha sido proactivo en la construcción de vínculos más estrechos con los EE.UU. para combatir la violencia de las pandillas, aprobar leyes contra la corrupción, establecer programas de desayunos y uniformes escolares y ayudar a los agricultores con préstamos y subvenciones. Si bien esto es significativa, todavía hay mucho por hacer.
El ministro de Seguridad Nacional salvadoreño, Benito Lara, me dijo que su enfoque es mejorar la seguridad pública en las 19 ciudades en situación de riesgo donde jóvenes enfrentan la violencia de pandillas grave o asalto sexual de riesgo.
El año pasado, la Corporación del Desafío del Milenio, que distribuye la ayuda exterior de Estados Unidos, aprobó 277 millones dólares para ayudar a El Salvador con sus reformas sociales y económicas. A partir de ahora, el dinero aún no se ha distribuido a pesar de cumplir todos condiciones requeridas. Esta financiación debe ser distribuida sin más demora.
En Guatemala, vimos que las pandillas no son el principal motor de la emigración. La mayoría de los jóvenes que se van provienen de las zonas rurales Altiplano Occidental y pertenecen a comunidades mayas. Ellos huyen de la miseria, sin inversión significativa y fe en su sistema de educación pública por parte de sus líderes, hay poca esperanza. Los pobres no tiene las opción escuela privada que tienen los ricos.
Los gobiernos de Estados Unidos y de Centroamérica tienen la responsabilidad de seguir apoyando los esfuerzos como los de El Salvador que va a crear un futuro mejor para los jóvenes y permitir a los futuros líderes que emerjan.


August 26 2014, 12:01 AM Por: Maribel Hastings

Algunos demócratas creen que Obama debe actuar ahora ante la posibilidad de que los republicanos logren la mayoría en el Senado y asuman el poder en enero.
Obama está apagando múltiples fuegos: niños migrantes, crisis racial, crisis en Oriente Medio y, en puerta, una elección intermedia
A dos semanas de que el Congreso retorne de su receso legislativo se intensifican las especulaciones sobre si el presidente Barack Obama anunciará órdenes ejecutivas para amparar de la deportación a millones de inmigrantes. Las preguntas obligadas son cuándo hará el anuncio el presidente—si lo hace—- y qué alcance tendrá.
Obama está apagando múltiples fuegos: niños migrantes en la frontera; crisis racial en Ferguson, Missouri; crisis en Oriente Medio y, en puerta, una elección intermedia que no pinta nada bien para su Partido Demócrata. Eso sin contar con la guerra que libra en el Congreso con una mayoría republicana en la Cámara Baja y en minoría en el Senado dedicada a obstruir legislación y a amenazar con demandas judiciales, cierres gubernamentales y destitución si Obama recurre a acciones ejecutivas para hacer lo que el Congreso no hace.
A continuación siete preguntas en torno al proceso:
1. ¿Tiene el presidente Obama la autoridad para amparar de la deportación a millones de personas?
Comencemos con lo que el presidente no puede hacer: legalizar de un plumazo a 11 millones de indocumentados y frenar la deportación de todas esas personas. Según Marshall Fitz, director de política migratoria del Center for American Progress (CAP), sólo la legislación que se convierta en ley ofrece una solución permanente para legalizar indocumentados. El presidente sí tiene flexibilidad y discreción para aplicar las leyes de forma humana y práctica. "La administración tiene amplia latitud en decidir cómo gastar los recursos que el Congreso designa para aplicar las leyes migratorias y decidir si quiere aplicar esas leyes en contra de ciertos individuos", dice Fitz.
2 . ¿Cuán amplia puede ser esa autoridad y qué opciones tiene Obama?
Hay que enfatizar que cualquier acción ejecutiva es temporal, revocable y no puede incluir a todos los indocumentados. Fitz explica que Obama puede optar por dos vías: reformas en la aplicación de leyes para priorizar quiénes son deportables (discreción procesal, por ejemplo); y el Alivio Afirmativo que consiste en identificar indocumentados de baja prioridad de deportación creando un proceso para que soliciten un alivio de esa deportación. Un tipo de Alivio Afirmativo es la Acción Diferida o DACA concedida a los Soñadores en 2012. Otro es la Salida Forzosa Diferida (DED) cuando el presidente protege de la deportación a nacionales de países específicos y pueden solicitar permisos de trabajo si llenan ciertos requisitos.
3. ¿Qué grupos podrían beneficiarse de un Alivio Afirmativo?
El universo es amplio, señala Fitz: personas que podrían legalizarse con el proyecto S. 744 que el Senado aprobó y la Cámara Baja no consideró; personas con lazos familiares, ya sean indocumentados con hijos ciudadanos o con otros parientes a través de los cuales podrían ajustar su estatus; trabajadores de industrias con altas cifras de indocumentados entre su fuerza laboral; y personas establecidas y con profundos lazos en sus comunidades y en el país. Las cifras de potenciales beneficiados varían, pues los inmigrantes pueden integrar una o más categorías, pero podrían ser millones.
4. Si Obama tiene la autoridad legal para girar órdenes ejecutivas migratorias ¿qué consideraciones políticas pueden limitar el alcance de lo que el presidente haga, tanto de parte de la oposición republicana como de un sector demócrata del Congreso?
Hay diversas escuelas de pensamiento. Un sector cree que las órdenes ejecutivas agitarán a la base republicana resultando, posiblemente, en demandas legales contra Obama y llamados de destitución o de cierre gubernamental que movilizarían a la base demócrata a las urnas en noviembre para rescatar la estrecha mayoría en el Senado. Otros creen que las acciones ejecutivas perjudicarán a senadores demócratas vulnerables en estados conservadores, costándole la mayoría demócrata al Senado. Unos ya dan el Senado por perdido y creen que Obama debe actuar ahora ante la posibilidad de que los republicanos logren la mayoría en el Senado y asuman el poder en enero. Otros vislumbran que si los republicanos controlan el Senado desde enero (junto con la Cámara Baja) intentarán impulsar medidas para no financiar las acciones ejecutivas o impedir su renovación, algo que jugaría a favor de los demócratas en 2016 en sus esfuerzos de mantener la Casa Blanca y recuperar el Senado, si llegaran a perderlo en este ciclo 2014.
5. ¿Por qué el presidente Obama debe girar las órdenes ejecutivas antes de la elección intermedia de este año? ¿Por qué no aguardar hasta después de la elección?
El argumento moral y práctico es claro: la reforma migratoria debió promulgarse ayer. Lanzar dinero a la frontera sin mecanismos para reformar la inmigración legal y para regularizar a los indocumentados ha desatado una crisis que afecta a familias, a la economía y a la seguridad. Los republicanos que acusan a Obama de promover amnistías, ni colaboran ni proponen soluciones que no sean irreales deportaciones masivas. Las acciones ejecutivas migratorias solidificarán el apoyo latino y de otras minorías al Partido Demócrata y redituarán en las elecciones generales de 2016.
6. Si los republicanos ganan la mayoría en el Senado en noviembre y el Poder Legislativo queda en manos republicanas, ¿qué puede hacer el Congreso para revocar las órdenes ejecutivas del presidente?
Las acciones ejecutivas también son afectadas por el Congreso que puede legislar para no financiar el programa o no renovarlo. "El Congreso puede usar su poder de financiamiento para restringir la autoridad legal del presidente. Pero el Congreso no puede prohibir que el presidente ejerza la discreción procesal en casos individuales. Si el presidente indica que el DHS no removerá individuos con más de diez años viviendo en Estados Unidos que no han cometido delitos, el Congreso no puede bloquear esa decisión", agregó Fitz.
7. ¿Girará Obama órdenes ejecutivas migratorias para amparar a millones en medio de una atmósfera política tan cargada?
Esa es la pregunta de los 64 mil.


August 26 2014, 12:01 AM Por: Helen Avalos

"Empezamos a organizar demostraciones afuera del hospital, y los medios de prensa y los oficiales electos se dieron cuenta de nuestra historia, que ESCAB finalmente nos pagó", dijo Helen Avalos.
"Las compañías deberían tener la obligación de respetar las leyes de seguridad laboral y las leyes de salarios justos"
El Presidente Obama recientemente aprobó una orden ejecutiva para asegurar que las compañías con largos historiales de violación de leyes en el lugar de empleo limpien sus acciones antes de recibir contratos del gobierno. La idea que las compañías deberían tener la obligación de respetar las leyes de seguridad laboral y las leyes de salarios justos antes de recibir dinero de los contribuyentes parece obvio, la mayoría de los contratistas ya lo hacen. Pero la orden hará una gran diferencia para los trabajadores como yo, a quienes han empujado al abismo financiero cuando nuestros empleadores no nos pagaron los sueldos que nos debían.
Yo estaba empleada por ESCAB Enterprises, Inc., trabajando como ama de llaves en el centro médico Walter Reed National en Bethesda. Era responsable de la limpieza de las salas de examinación donde los soldados y sus familias vienen a ver a los médicos.
Estaba muy orgullosa del trabajo que hacía. Tenía mucho contacto con los guerreros heridos y me aseguraba que los cuartos estén inmaculados para que los hombres y mujeres que fueron heridos en servicio a nuestro país no fuesen infectados. También limpiaba las salas donde los pacientes van para tratamientos de diálisis.
En el otoño del 2012, la compañía organizó una reunión con mis colegas y yo. Nos informaron que ESCAB había perdido su contrato con el gobierno y que en breve tendríamos un nuevo empleador. Un poco tiempo después de esta reunión, mientras todavía estábamos empleados por ESCAB, dejamos de recibir nuestros sueldos.
Estábamos muy preocupados. Mis colegas y yo vivimos de cheque a cheque. Además, no se pagaba nuestro seguro médico, por lo cual temíamos no poder ver a nuestros doctores.
Para colmo de males, yo soy el sostén para mis tres niños, y no tenía dinero para pagar las cuentas. Navidad estaba por llegar y no podía comprar regalos para mis hijos.
Mis colegas y yo intentamos de obtener respuestas de nuestro empleador, pero ESCAB no dijo nada. Algunos de mis colegas recibieron sueldos, pero los cheques rebotaron.
No fue hasta después de que empezamos a organizar demostraciones afuera del hospital, y los medios de prensa y los oficiales electos se dieron cuenta de nuestra historia, que ESCAB finalmente nos pagó.
No debería ser así. Trabajamos arduamente para asegurarnos que los soldados reciban el mejor servicio; este no es un lugar para compañías que estafan a sus empleados de sus sueldos.
A pesar de no pagarnos, ESCAB ha continuado recibiendo contratos del gobierno. La compañía ha recibido contratos que valen alrededor de $4.5 millones desde el 2013.
Tuve la oportunidad de agradecerle al Presidente Obama personalmente cuando él tomo medidas para cerciorarse que las compañías como ESCAB demuestren que respetaran las leyes del lugar de trabajo antes de poder recibir contratos nuevos. Su acción no solo me ayudará a mí en el futuro —también ayudará a millones de trabajadores tenaces quienes trabajan para compañías que reciben contratos del gobierno.


August 25 2014, 12:01 AM Por: Esther Cepeda

Cuando los hombres piden trabajar desde su casa para cuidar a los hijos, a menudo son vistos como extremadamente agradables
La Universidad de Princeton demostró que las audiciones "a ciegas" aumentaban la posibilidad de que las mujeres avancen de las rondas preliminares en un 50%
En las décadas de 1970 y 1980, las orquestas sinfónicas de alrededor del mundo comenzaron a implementar un sistema de audiciones "a ciegas" —interpretaciones musicales detrás de una cortina —para diversificar sus filas y a la vez asegurarse que rigieran el talento de elite y la meritocracia.
Funcionó bien. Una investigación de la Universidad de Princeton demostró que las audiciones "a ciegas" aumentaban la posibilidad de que las mujeres avanzaran de las rondas preliminares en un 50%.
Abbie Conant fue una de las que hizo una audición detrás de una cortina, ganándole a más de 32 de los mejores intérpretes masculinos del mundo. Conant hizo historia siendo la primera mujer con el puesto de primer trombón en la Filarmónica de Munich, pero Conant fue inmediatamente rebajada de su puesto en cuanto se terminó su período probatorio. Ella dijo que el director de la orquesta insistió en que el primer trombón simplemente debía ser un hombre.
En 1993, luego de años de litigación, Conan ganó con un acuerdo que incluía pagos retroactivos y una promesa de que la Filarmónica de Munich sólo le iba a asignar trabajo como solista de trombón.
La victoria ardua y no completamente satisfactoria de Conan (el mal trato precipitó su renuncia a la orquesta poco después del acuerdo) se me vino a la mente recientemente cuando una serie de informes investigativos subrayaron aparentemente el avance de la mujer en el lugar de trabajo como un paso hacia adelante y dos hacia atrás.
Un artículo publicado en la edición de agosto de Academy of Management Journal halló que las actividades usadas para diversificar un lugar de trabajo, tal como enfocarse en el reclutamiento de ciertos grupos o los programas de capacitación especiales y proyectos asociados (por ejemplo, grupos de afinidad para mujeres o hispanos), puede que tengan el efecto de estigmatizar al contratado y perjudicar su desempeño.
Dichas iniciativas pueden enviar el mensaje de que "ciertos grupos necesitan ayuda adicional", dice la co-autora del informe, Lisa Leslie, al The Wall Street Journal. Leslie sugiere que las empresas s pueden evitar esto recalcando a todo el personal que las nuevas personas contratadas y los ascensos tienen base en el mérito.
Sumándose a la confusa serie de publicaciones sobre cómo deben actuar las mujeres para que sean consideradas seriamente en el trabajo hay un artículo en Psychology of Women Quarterly que sugiere que cuando las mujeres intentan ingresar en campos y papeles tradicionalmente masculinos —ingeniería o administración, por ejemplo- es mejor describirse a sí mismas en términos de destrezas estereotípicamente masculinas y minimizar su feminidad.
Otro estudio de Washington University sobre cómo los estereotipos de género afectan el comportamiento en el lugar de trabajo, halló que pese a que se sabe que las mujeres alientan la colaboración en equipo y la creatividad en grupos de trabajo pequeños, esto sólo es cierto cuando las mujeres trabajan en equipos que no están compitiendo los unos con los otros.
El autor principal Marcus Baer señala: "Las mujeres contribuían menos y menos al resultado creativo del equipo cuando la competencia entre equipos se volvía feroz y esta caída se volvía más pronunciada en equipos compuestos completamente por mujeres".
El American Sociological Association publicó un estudio que encontró que los pedidos para opciones de trabajo más flexibles tenía reacciones diferentes cuando provenían de hombres que de mujeres. Cuando los hombres piden trabajar desde su casa para cuidar a los hijos, a menudo son vistos como extremadamente agradables. ¿Y las mujeres que hacen el mismo pedido? No tanto, por una diferencia más de 21% (24.3% contra 3%).
El autor Christin Munsch dice que las personas "deberían dudar en suponer" que las opciones de trabajo flexible "son efectivas" para promover la igualdad de género y un remedio contra el conflicto trabajo-familia. Munsh advierte a los empleadores estar conscientes de sus propios prejuicios antes de evaluar a empleados que usan estas políticas.
El mejor consejo que pueden obtener los empleadores y mujeres que tienen la esperanza de triunfar en el lugar de trabajo, de esta larga lista de investigaciones desalentadoras, es aceptarla, tomársela con un grano de sal y luego olvidarla rápidamente.
Es bueno saber que en ciertas situaciones bien específicas, los prejuicios de género enturbian la visión –y no es mala idea prepararse para encarar esas situaciones.
Pero lo mejor que pueden hacer gerentes y reclutadores es usar el sentido común y tratar a las personas como individuos en lugar de simplemente como sujetos de una política corporativa.
En cuanto a las mujeres, la cualidad más importante de llevar a cualquier situación profesional es una fe de hierro en el talento, destrezas y valor propios como un activo competitivo para el empleador.
Este firme auto-respeto acarreó a Abbie Conant en su lucha e hizo que se volviera un ícono para mujeres músicas y fanáticas. La fe en uno mismo también puede ayudar a sostener al resto de nosotros.


August 25 2014, 12:01 AM Por: Jorge Delgado

Lo que muchos ignoran es que la inmigración ilegal y las amnistías han sido parte de la historia de la inmigración hacia Los Estados Unidos desde siempre.
Para 1925 el Servicio de Inmigración de Los Estados Unidos registraba la existencia de 1,400,000 inmigrantes viviendo ilegalmente en el país
El va y viene de la pelota en cualquier debate sobre el tema migratorio termina muchas veces contra una pared en la que cualquier argumento se vuelve irrelevante. Es por eso que resulta tan difícil encontrar puntos de coincidencia. Quienes están a un lado jamás se pondrán de acuerdo con los que están del otro lado.Del lado del movimiento antiinmigrante un grito casi histérico que escuchamos con mucha frecuencia es: "Mis antepasados emigraron legalmente".
Y aunque esta afirmación puede ser generalmente cierta, lo que muchos ignoran es que la inmigración ilegal y las amnistías han sido parte de la historia de la inmigración hacia Los Estados Unidos desde siempre.
En 1882 el Congreso de los Estados Unidos pasó la primera Ley General de Inmigración, que se limitaba básicamente a regular el proceso de admisión, pero que en realidad servía de poco ya que los llamados "excluidos" se las ingeniaban para evadir la inspección y perderse entre la población. Entre los excluidos se encontraban los nacionales de China quienes fueron prohibidos de ingresar a los Estados Unidos por el Acta de Exclusion de 1882.
Pero con el tiempo las leyes restrictivas se extendieron a otros inmigrantes como los del Este y el Sur europeo.
En 1924 se firmó el Acta de Inmigración, la primera ley que exigía la presentación de una visa consular y un certificado médico obtenido en el país de origen del inmigrante.
Para 1925 el Servicio de Inmigración de Los Estados Unidos registraba la existencia de 1,400,000 inmigrantes viviendo ilegalmente en el país. Según un artículo de The New York Times de 1927 se trataba principalmente de ciudadanos chinos, japoneses, griegos, rusos e italianos, que llegaban ya sea por las fronteras de Canadá y México, o por los puertos de ambas costas.
La primera amnistía de la que se conoce data de 1929 cuando el Congreso pasó el Acta de Registro que permitía a los "ilegales europeos" regular su estatus si probanan ser ciudadanos honestos y respetuosos de las leyes y que habían ingresado ilegalmente por una "mera irregularidad técnica".
Las acciones ejecutivas tampoco son cosa nueva, por ese mecanismo se suspendieron en esa época las deportaciones de cientos de miles de inmigrantes. De los archivos se puede determinar que casi el 75% de los "endacados", para usar un término actual, eran de origen alemán oiItaliano.
Una visión más completa la podemos encontrar en un reporte del Immigration Policy Center titulado De-Romanticizing our immigrant past: Why claiming - My family came legally - is often a myth.
Este como muchos otros mitos hacen imposible un debate razonado y razonable, por eso es necesario conocer estos detalles, para que cuando nos digan a gritos "mis antepasados vinieron legalmente", podamos contestar para poner la pelotita en el otro campo.


August 24 2014, 12:01 AM Por: Óscar Domínguez G.

Por lo pronto, La Catedral es concurrido sitio de encuentro de paseantes de todos los credos y nacionalidades.
La lujosa prisión de Pablo Escobar es un refugio para monjes, turistas y gatos
Papeles
En Colombia, ordinariamente, estamos recordando hechos trágicos. Esta semana que ya pasó no fue una excepción: el país evocó el asesinato en plena campaña del aspirante liberal Luis Carlos Galán, ejecutado por orden del jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar. Todo apuntaba a un triunfo contundente del hombre que empezó su travesía política a los 26 años, como ministro de Educación del gobierno conservador de Misael Pastrana Borrero.
Galán era enemigo declarado del narcotráfico y eso selló su suerte. Escobar y su gente asumieron que de ganar la presidencia, su archirrival, autorizaría la extradición a Estados Unidos. Y ordenó su asesinato ocurrido hace 25 años.
Escobar sería abatido años después de fugarse de la Cárcel de la Catedral que visité hace poco. El escenario ha cambiado sustancialmente allí. Un relajante olor a brevo que desplazó el olor a cadáveres chamuscados de enemigos ejecutados en sus instalaciones por orden de Escobar, espera al viajero en la jaula de oro que se hizo construir en un punto estratégico en las lomas del municipio de Envigado, a media hora de Medellín.
Monjes benedictinos han exorcizado el lugar. Música gregoriana proclama que el ahora idílico lugar es un sitio de "paz y bien", como reza la regla de san Benito, fundador.
Imponen la disciplina el padre Gilberto Tamayo, sonriente como el salmo 23, y el hermano Elkin, serio y misterioso como el salmo 91. Como Dios hace las cosas bien, los religiosos, por encargo del alcalde envigadeño Héctor Londoño, se acostaron aliviados un día y despertaron al mando de lo que en algunas partes semeja una abadía.
Allí comparten aire sin usar y menú con una treintena de ancianos radiantes. La única palanca para ingresar es acreditar una profunda pobreza. No les hace falta nada a los ancianitos. Provoca pasar hoja de vida.
Se puede pernoctar allí. Basta con meterse la mano al dril pues ha sido habilitada como posada, con fantasmas incluidos. El turismo teológico ha remplazado la zozobra que generaban sus ocupantes originales.
Por lo pronto, La Catedral es concurrido sitio de encuentro de paseantes de todos los credos y nacionalidades. Si llega a pie, en carro particular, en bus, o en bicicleta, puede escuchar misa oficiada por el monje Gilberto, un fraile rebelde con y sin causa. Oírlo hablar no da sueño.
El dueto benedictino de Gilberto y Elkin —quien tiene nexos probados con el más allá-, ha colocado altares y arte, mucho arte, donde antes hubo pesadilla. Parte del arte es obra del hermano Elkin; también hay muchas donaciones. Que no falte un observatorio astronómico para desentrañar el infinito.
La antigua cárcel puede operar como centro de Convenciones con helipuerto, y un paisaje que le da razón a un viajero sueco que lo visitó en 1826: en Envigado —y Medellín- ha debido quedar el paraíso terrenal.
Todavía se sienten fuerzas extrañas en la prisión de la que escaparon Escobar y sus cacofónicos muchachos cuando los iban a trasladar para evitar que siguieran delinquiendo. Bastó levantar sin problemas unos ladrillos colocados estratégicamente y hasta luego el amigo.
La finca que fue prisión es una gatópolis pequeña. La habita una veintena de pacíficos gatos de angora, interlocutores del hermano Elkin. Los felinos de pronto se suman al tour que se recorre en el lugar donde la vida ha remplazado a su antípoda, la pelona, uno de los alias de la muerte en estos pagos.


August 24 2014, 12:01 AM Por: Rodolfo Casparius

Rosa Verduzco, "Mamá Rosa", fundó la casa hogar La Gran Familia en 1947.
Es inexplicable el violento 'rescate' de los niños de La Gran Familia
Burbujas
Rosa del Carmen Verduzco es su nombre. Actualmente es más conocida como "Mamá Rosa" y es de Zamora Michoacán.
Hace casi 70 años, siendo una niña, encontró un niño abandonado en las calles de Zamora y lo llevó a la casa de sus padres donde fue recibido con cariño. Días más tarde Rosa llevó a otro más, y después otro más, hasta que sus padres le dijeron que si quería seguir acumulando niños abandonados, que tenía que buscar un lugar especial para tenerlos.
Ese fue el inicio de una especie de orfanatorio, que se llama La Gran Familia y que funcionó hasta el día 15 de julio pasado en que a las 8:45 de la mañana fue "invadido" por tropas del ejército mexicano, de la marina, de la policía federal, y algunos de la policía municipal. Ellos entraron con un absurdo alarde de fuerza para "rescatar" a cerca de 600 niños que Mamá Rosa sostenía y alojaba.
Según parece hubo algunas quejas de malos tratos a algunos de los niños, por lo que fue ordenado el "rescate" de ellos.
Es penoso que se usen las fuerzas militares del país en asuntos como este e inexplicable es que entraran destruyendo muchas de las instalaciones, rompiendo colchones, y escavando en los patios, sin que se sepa a ciencia cierta que buscaban.
Mi primer pregunta: ¿qué hay detrás de esta orden y de la forma en que se llevó a cabo?
Vale la pena analizar lo que se había logrado en este albergue.
En los últimos años, había tenido un promedio de más de 500 niños alojados. Hubo algunas quejas de que había niños que tenían que dormir en el suelo. Otras también de decían que había violencia, algunas veces entre los muchachos y otras con los cuidadores.
Si Mama Rosa traía a un niño que encontró durmiendo en la calle, apenas tapado con algunos periódicos, y muerto de hambre, y le proporcionaba techo y comida, no podía ser ofensivo que dada la capacidad limitada del albergue La Gran Familia, alguna vez tuviera que dormir en el piso. Pero siendo bajo techo y con comida, era muy superior a lo que podía tener estando en la calle.
No quiero excusar la posible violencia, pero debe entenderse que entre los 500 o más niños alojados había decenas que deberían estar en la correccional y no amparados por Mamá Rosa en su albergue.
Según parece hubo denuncias de mal trato por parte de algunos de los cuidadores, lo cual no disculpo, pero para mantener el orden de un grupo tan grande y de compleja composición, a veces, sin justificarlo, se explica el uso indebido de la fuerza.
Segunda pregunta: ¿si hubo quejas anteriores, por qué esperaron tantos años, no para proceder como se actuó en contra de La Gran Familia, sino para auxiliar a Mamá Rosa a tomar medidas correctivas?
Oí una entrevista con Mama Rosa en la que respondiendo a cierta pregunta dijo algo que me llegó profundamente. "Ustedes viven en otro mundo y en el mundo de estos niños lleno de carencias, lo único que les puedo dar es cariño". Más de 300 de esos niños fueron oficialmente adoptados por ella y llevan su apellido.
Varios de estos niños forman parte de los coros organizados por ella que salían a fiestas y reuniones a cantar mientras que había otros que tocaban instrumentos también fuera del internado. Esto hace absurdo hablar de rescate…
Mamá Rosa estableció una primaria y una secundaria para sus alumnos, ambas autorizadas y reconocidas por la secretaria de Educación Pública. Gracias a ese interés en la educación, hay gente muy prominente que alguna vez estuvo en ese internado, por el que se estima han pasado 9,000 alumnos.
La información que sale de las autoridades cuando pretenden justificar una acción, como el escandaloso rescate en La Gran Familia, casi siempre presenta una versión influenciada por su interés político, y en ocasiones alejándose de la realidad. Pero en la actualidad, las redes sociales se encargan de informar abundante y vertiginosamente sobre todo suceso, haciendo mucho más difícil que se justifiquen hechos como los que ocurrieron en Zamora.
Por otro lado, cuando las cabezas del poder ordenan una acción, generalmente los dedos del poder que lo ejecutan lo hacen a su modo. En este caso no sabemos los detalles de la orden, pero hay muchas personas que están verdaderamente molestas por la forma en que se llevo a cabo.
Después del "rescate" algunos jóvenes volvieron a las calles y otros con sus familias. Cuatro de estos se suicidaron. Es inexplicable que si fueron rescatados del mal trato, el dejar de ser maltratados pueda ser motivo de suicidio. Hay otras causas desconocidas, especialmente si durante 50 años nunca hubo un suicidio en La Gran Familia.
Con todos los posibles defectos la obra de Mamá Rosa es ejemplo de lo que puede hacerse con dedicación y con sentido de misión. Espero que en el desenlace de estos sucesos salga a la luz toda la verdad del porque se ordeno la intervención en la forma en que se hizo.
Yo por mi parte quiero agradecerle a Mamá Rosa el que haya dedicado toda una vida para ayudar a los totalmente olvidados, aunque haya cometido errores al hacerlo.


August 23 2014, 7:55 PM Por: Julie López

Miembros de la Fuerza de Tarea Tecún Umán, una unidad elite del Ejército de Guatemala destinada al combate al narcotráfico, creada con el apoyo de los Estados Unidos.
El gobierno tiene fondos públicos para contratar una firma estadounidense para mejorar su imagen en Washington, D.C., pero no puede financiar su propia lucha contra las drogas o la atención a los adictos a las drogas
En febrero de 2012, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, hizo noticia al proponer la discusión de la despenalización de las drogas. Y todavía estamos esperando que nos cuente los detalles. ¿Hablaba de mariguana, cocaína, heroína, o drogas sintéticas? Y, ¿a qué parte del proceso se refería? ¿Al transporte, posesión para la venta, o posesión para el consumo? ¿Y de qué le sirve a Guatemala despenalizar si los países vecinos no lo hacen?

Pérez Molina también habló de tratar el consumo desde una perspectiva de salud, y no de seguridad. Y hasta acuñó la frase “Treinta años de lucha contra el narcotráfico no han dado resultado”, como justificación para probar algo distinto. The Guardian, entre otros diarios, replicaron sus palabras. Pero dos años y medio después podemos decir que hubo “mucho ruido y pocas nueces”.

Hoy, el Estado de Guatemala no tiene la estructura ni los recursos para ofrecer al adicto a las drogas un tratamiento desde la perspectiva de salud, salvo por un solo centro de tratamiento ambulatorio. Tampoco se hace un combate efectivo al tráfico de drogas—al menos no uno que sacuda las estructuras del narco en el país. Autoridades de la región estiman que ahora por Guatemala pasa anualmente cerca del doble de cocaína que hace diez años, 600 mil versus 300 mil kilos. Además, los decomisos anuales no superan el nivel de 1999, cuando la incautación alcanzó los 10 mil kilos. Es decir, el país está sin el pan y sin la torta.

¿Por qué ha fracasado la guerra contra el narco? Simple: la corrupción (Guatemala está en el 30 por ciento de países percibidos como más corruptos, según Transparencia Internacional), y la falta de fondos públicos y voluntad política. Clave es la corrupción que mina los fondos y la voluntad política. Esta semana se divulgó que el Estado había incumplido con pagar el mantenimiento a los seis helicópteros que a cambio recibió en préstamo de los EE.UU. Una de las cantaletas del gobierno, para agitar la bandera de la despenalización, era carecer de fondos para luchar contra el narcotráfico. Si aquello era un chantaje para obtener más ayuda, esta ayuda apareció en forma del citado préstamo (entre otros recursos), aún si el gobierno sí tiene fondos públicos para contratar una firma estadounidense para mejorar su imagen en Washington, D.C. (cerca de un cuarto de millón de dólares).

Desde finales de los años 90, las autoridades dicen que los narcos pagan con cocaína a los transportistas, en lugar de dinero, y con más droga en el país, se ha estimulado el consumo. Ahora lo repiten como si fuera una novedad. Argumentan que la despenalización puede descongestionar las cárceles de adictos, y tratarles como enfermos, no como delincuentes. Pero hay un pequeño problemita. El Estado desconoce cuántos adictos hay. La gubernamental Secretaría Ejecutiva y Comisión Contra las Adicciones y el Tráfico Ilícito de Drogas (Seccatid) sólo levanta estadísticas de adicción en escolares. No tiene idea de la incidencia en adultos porque no tiene plata para averiguarlo.

Según informes de la Oficina de Naciones Unidas de Drogas y Crimen (ONUDC), la estimación entre guatemaltecos de 15 a 64 años, es que el 1.2 por ciento (anual) consumía cocaína y el 4 por ciento consumía mariguana. Es una estimación vieja, de 2011, con base en datos de 2003, porque no hay información más reciente disponible. Aún si el porcentaje fuera mayor por algunos puntos, Guatemala prevalece como un país puente, y no como consumidor. Y menos mal que no lo es porque son desalentadores los estudios acerca de la situación de los centros de tratamiento privados para adictos a las drogas.

Un informe de gobierno afirma que de 60 centros, sólo 11 cumplen con las condiciones mínimas. Otro reporte académico privado, menos optimista, estima que hay más adictos en estos centros, que presos en las cárceles. La Procuraduría de Derechos Humanos, así como internos que han logrado salir o hasta huir de estos centros, reportan abusos físicos y vejámenes. Estas denuncias, si bien no han derivado en juicios ni deducción de responsabilidades, son prevalentes. Pero, dado que se trata de presuntos drogadictos (porque entre las falencias, en muchos casos, no hay registros médicos que lo comprueben), el tema pasa abajo del radar.

Pero en las sombras, esta realidad desnuda a un gobierno sin la calidad moral para hablar de despenalización, porque no tiene capacidad financiera para tratar el problema desde “una perspectiva de salud”, ni para decir que la lucha contra el narcotráfico es inútil sin explicar por qué lo es—porque el gobierno frecuentemente demuestra que no es su prioridad. De serlo, la inversión y gasto público, en estrategias preventivas y reactivas, lo reflejaría así.

Así las cosas, el país queda en una posición ridícula. No ayuda, pero sí estorba cualquier intención regional de neutralizar al narcotráfico—de haber alguna. Su política externa e interna de combate al narcotráfico es una farsa.


August 23 2014, 12:01 AM Por: Raúl Benoit

Las protestas contra la policía de Ferguson por la muerte del joven Brown se convirtieron en fuertes disturbios.
Casos como el de Michael Brown hace que las minorías se vuelvan intocables
Al Grano
La muerte de Michael Brown no es solo un asunto de abuso policial. Hay un trasfondo más doloroso de cómo en los Estados Unidos las heridas de la segregación racial continúan abiertas y la gente de este país no ha podido cerrarlas porque sienten vergüenza y un grado de culpa histórica, por una parte y por otra, porque las minorías afroamericanas se han usufrutuado de ese pecado americano y por décadas han explotado y cobrado con creces, de manera económica y social, la ofensa humana del pasado.
La indignación que ha mostrado la comunidad afroamericana en Ferguson, Missouri, en parte justificada, tiene situaciones que preocupan: acumulación de casos de abuso policial y delincuencia pandilleril incontrolada, causante de la mayoría de los destrozos, saqueos y vandalismo.
Todavía no se sabe y quizás no se sabrá jamás el contexto real en el que el policía se vio obligado a disparar contra Brown, pero casos como este ocurren con frecuencia en los Estados Unidos, donde un oficial de la policía tiene que tomar una decisión, de vida o muerte, en segundos. Un dilema entre el respeto a la autoridad o la mano blanda contra un delincuente que, como Brown, desafió al oficial tratando de quitarle el arma y amenazando su integridad.
Estadísticamente la mayor parte de los casos son contra blancos, pero los más publicitados, por obvias razones, son en lo que involucran negros.
Recordemos lo que sucedió con Israel Hernández, un joven colombiano de 18 años que murió en agosto de 2013, cuando la policía de Miami Beach utilizó una pistola eléctrica para detenerlo. En ese caso los policías se excedieron. No era necesaria tanta fuerza para capturar a un joven que solo había escrito un grafiti en una pared. Los fornidos oficiales se rieron de él como si fuese el gran trofeo. ¿Quién protestó? La familia y un grupo limitado de amigos.
Brown, el joven de Ferguson, no tenía record criminal, pero sin lugar a dudas fue un joven mal portado. Era sospechoso de haber robado con violencia una caja de puros en una tienda. Cuando los agentes lo hallaron, obstaculizó el tráfico, se resistió al arresto y agredió e intentó quitarle el arma al oficial de policía. Una de las autopsias reveló que Brown fumó marihuana.
Las heridas raciales seguirán abiertas porque a los activistas y a la comunidad afroamericana les conviene mantenerlas de esa manera para continuar recibiendo los beneficios que comenzaron a ganar después de la firma, en 1963, del Acta de Derechos Civiles que supuestamente erradicó el racismo. Los blancos consideran como el evento más importante del siglo 20, mientras los afroamericanos creen que las diferencias interraciales siempre existirán. Jamás olvidarán.
El caso Brown abrirá el debate hasta dónde los policías deben actuar como autoridad. Sería injusto con la sociedad que la comunidad negra tuviera más derechos que los blancos y los hispanos o cualquier ciudadano.
Lo más grave es que las minorías se vuelven intocables. Las acciones para contrarrestar delitos podrían ser consideradas como racistas, lo cual les da una virtual libertad e impunidad de hacer lo que se les venga en gana.

Próximo
ENCUESTA

EDICIÓN ELECTRÓNICA