July 11 2014, 6:27 PM Por: Uri Resnick

Cuando los adultos actúan contra los intereses de sus propios hijos, cuando a propósito ponen el bienestar de aquellos en peligro, cuando su comportamiento está violando los derechos humanos más fundamentales de quienes no pueden resistir, por edad o por debilidad, todas las personas y comunidades deben intervenir.
Este es el principio universal que la mayoría de las sociedades bien informadas implementan en forma de leyes y normas para controlar y separar a adultos irresponsables de su autoridad. Es tiempo que este principio universal sea implementado con respecto al régimen de terror instalado en la franja de Gaza.
El Ministerio de Interior del Hamas ha publicado hace pocos días en los medios una declaración oficial dirigida a los ciudadanos palestinos de Gaza llamándolos a no cumplir con las alertas y las llamadas telefónicas de advertencia del FDI (fuerzas de defensas israelíes) que les urgen a evacuar los edificios que serán atacados.
En la declaración, el Ministerio de Hamas escribe: "El Ministerio de Interior del Hamas advierte a los ciudadanos no cumplir con los mensajes telefónicos del FDI llamando a la evacuación inmediata de edificios". En folletos repartidos a los ciudadanos de Gaza, Hamas ilustra los techos de las casas llenos con ciudadanos, llamándolos en una forma gráfica otra vez más a servir como escudos humanos, y sacrificar sus vidas por motivos de propaganda.
Espantoso. Difícil de creer. Pero es cierto.
Hay que decirlo clara e incondicionalmente: ésto es un crimen de guerra. No solo que Hamas a propósito está disparando misiles, morteros y otros tipos de materiales de guerra desde zonas civiles, no solo está apuntando a propósito a la población civil israelí como blanco, sino que además está previniendo en una forma activa que su gente se proteja y escuche los informes honestos – y sin precedentes – de Israel, que intenta mantener a la población civil fuera de peligro.
Estos son actos criminales e irresponsables. Son actos de traición; traición a la obligación fundamental que cada gobierno tiene para sus ciudadanos.
Los objetivos obvios de lo mencionado arriba no pueden impedir que digamos lo que vemos. Uno ya puede anticipar la reacción de Hamas: intentará culpar a Israel por los heridos palestinos, como si el gobierno israeli pudiese mantenerse sin hacer nada cuando cientos de misiles caen sobre casas y jardines de infantes en todo el país.
Tiene que ser sobreentendido, pero vale la pena resaltarlo: los gobiernos están obligados a proteger a sus ciudadanos de un bombardeo aéreo masivo. Casi no tiene sentido hablar de un gobierno si esto no existe.
Los gobiernos también están obligados de participar en acciones defensivas tomando precauciones para asegurar que las poblaciones civiles no se lastimen. Israel hace eso en una forma amplia, como no se ha visto en la historia de combates militares.  ¿Qué ejército hace miles de llamadas telefónicas antes de atacar a civiles que tienen armamentos escondidos en sus edificios? ¿Qué ejército distribuye miles de panfletos para advertir y evacuar zonas armadas antes de atacar? ¿Qué ejército ha puesto a sus propios soldados en peligro para evitar ataques aéreos que serían demasiado peligrosos por el potencial de herir civiles? Que otro país podría continuar – como hace Israel todavía ahora, al transportar cientos de camiones llenas de alimentos que entran a Gaza desde Israel cada día – facilitando la llegada de esta ayuda a zonas hostiles, poniendo a su propia población en riesgo?    

Y los resultados hablan por sí mismos. Aunque los números exactos no están disponibles, es claro que el porcentaje de víctimas no intencionadas en una operación militar es mucho más bajo que en otras zonas de combate en donde ejércitos han operado en los últimos años. No solo que Israel está haciendo todo lo razonable para proteger la vida de civiles. Basado en  las circunstancias, está haciendo mucho más que eso.

Así que es un poco  desmoralizador para los israelíes escuchar una vez más los términos usados, demasiado conocidos en esta zona, que proponen una simetría falsa entre la legitimidad de las acciones defensivas de Israel y el crimen de guerra del Hamas. Esta actitud burla a los principios de la ley internacional y al juicio ético.  Es peor, le da más incentivo al Hamas y sus defensores para que puedan salir sin culpa por sus actos inhumanos.

La comunidad internacional debe poner atención a los ataques de misiles contra Israel por parte del régimen de terror que ha secuestrado a Gaza. La misma mentalidad de los  oficiales del Hamas que llaman públicamente a los ciudadanos palestinos a exponerse como escudos humanos, esa mentalidad es la que domina en grupos como ISIS, Al Qaeda y otras entidades terroristas radicales en Medio Oriente. Son grupos que no solo ven a Israel y su población como el enemigo sino que  han diseñado y ejecutado ataques terroristas  como el del 9/11.
En estas circunstancias no hay lugar a dudas: la supuesta simetría es falsa, como falso es mencionar un 'ciclo de violencia'. Esto no es ningún ciclo de violencia: este es la actuación civilizada de Israel que confronta la barbaridad de Hamas. Todos quienes valoran los derechos humanos y las normas básicas de decencia y responsabilidad tienen que poner mucha atención, porque la batalla que Hamas dirige no es solamente contra Israel y contra su propia población palestina. Es contra todo lo que creemos y valoramos.

Uri Resnick es el subjefe saliente de misión del Consulado General de Israel en Los Angeles, y el consejero entrante de políticas del Ministro de Asuntos Exteriores de Israel.









July 11 2014, 12:01 AM Por: Giovanni E. Reyes

Se proyecta que este año crucen la frontera 60,000 menores de manera ilegal.
Desde octubre del año pasado a mayo del 2014 se han detenido más de 46,000 menores cruzando la frontera
Inmigración
Se trata de una lacerante realidad que no es nueva. Es una tragedia que se viene cebando desde hace mucho tiempo. Pero que ahora se ha agudizado. Miles de niños venidos de países centroamericanos y de México han cruzado solos la frontera. Es una dificultad que los gobiernos —no sólo el de Estados Unidos- no han podido controlar. Esto incluye a las naciones de origen de los infantes, en especial a México, Honduras, Guatemala y El Salvador.
Muchas veces estos dramas se quedan en cifras. Nos acostumbramos a los hechos y a partir de allí la indiferencia. Por ello, es importante la conmoción que ha causado el caso de Gilberto Francisco Ramos Juárez, un muchacho de 11 años de edad cuyo cadáver fue descubierto en el Valle del Río Grande, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.
Al parecer el chico fue dejado sólo por los "coyotes" –quienes pasan ilegalmente a las personas a Estados Unidos. O bien se extravió. Se encontraba a menos de un kilómetro de la casa más cercana. El muchacho era originario de Guatemala, llevaba un rosario blanco en el cuello, con pantalones vaqueros y botas negras.
Su identificación fue posible porque tenía el teléfono de su hermano —quien vive en Chicago- en la cara oculta de la hebilla del cinturón que portaba. Desde ya, su familia en Guatemala pide alguna ayuda para llevar el cadáver al país.
Con certeza, el caso de Gilberto Ramos no es el último ni será el único. Cifras oficiales estadounidenses reportan que hace 13 años la cantidad de niños que trataban de cruzar el desierto fronterizo al sur de Estados Unidos no superaba la cifra de 6,700 al año. Las proyecciones del gobierno indican que para este año de 2014 llegarían a pasar unos 60,000 menores. Un dato más reciente, que ha sido confirmado: entre octubre de 2013 y mayo de 2014, los patrulleros de la frontera han detenido ya a 46,188 menores de 17 años de edad.
Es cierto que muchas de las causas tienen que ver con las familias. Con la organización, funcionamiento y estabilidad de las mismas. Uno se podría preguntar, especialmente porque se trata de menores ¿en dónde están sus familiares? Y la verdad es que pueden no ser de ayuda. Muchas unidades familiares no pueden convivir dadas las urgencias de la pobreza, las angustias cotidianas de necesidades permanentemente insatisfechas.
Es allí en donde se concentran muchos factores estructurales, añejados desde siempre en México y Centroamérica –región mesoamericana- que han venido extendiendo y profundizando sus efectos. No se tienen mayores oportunidades en este tipo de sociedades. Y la educación pública que podría estar relativamente al alcance de los pobres, no es garantía de poder superar las necesidades. En México existen aún 5 millones de analfabetos, para poner tan sólo un aspecto ilustrativo.
En Honduras y Guatemala las condiciones hacen que estos países se ubiquen –junto a Haití y Nicaragua- entre las sociedades más vulnerables de América Latina y el Caribe. Países que tienen que arrastrar niveles de inequidad significativos; cuyas condiciones de vida, de inseguridad, de prevalencia de desempleo, subempleos de rebusque, y de violencia les hace estar al borde de ser "estados fallidos".
En la perspectiva de estas naciones no hay mayores esperanzas. La gente podía creer en ciertas transformaciones sociales. Pero se cierran las opciones políticas y los ejércitos represivos y policías sin remilgos a la hora de aplicar torturas, dejaron claro que los privilegios de las acomodadas élites no se discutían.
En el fondo se trata de eso: la presencia de amplios sectores pobres –en Centroamérica promedian, con excepción de Costa Rica, un 52 % de la población. La pobreza tiende a generar más pobres. Se deben tener hijos que cuiden en la vejez. Los sistemas de seguridad social no les dan cobertura.
Y se deben tener bastantes críos, dado que la muerte acecha a la vuelta de cada esquina, en una bala perdida, o en una enfermedad que viene desde la Alta Edad Media y para la cual no alcanza el dinero como medio de acceder ni a medicinas ni a médicos.
Lo atractivo de Estados Unidos, de poder llegar a las grandes ciudades, es la esperanza de tener oportunidades, un empleo, de poder contar con medios que al menos permitan subsistir con un mínimo de decoro. Ni ahora ni nunca, la gente se deja morir fácilmente ni se suicida como primera opción ante las adversidades. Este drama de la frontera es en lo que desembocan las carencias de oportunidades que en las sociedades más injustas son moneda de uso corriente.


July 11 2014, 12:01 AM Por: Humberto Caspa

Algunos políticos de derecha aseguran que los niños migrantes traen enfermedades.
La ex candidata a la vice presidencia sigue hablando encontra el presidente Obama
Política
Cuando Sarah Palin abre la boca o escribe un artículo de opinión para un periódico, difícilmente se sabe lo que dice.
"Ya es suficiente de los años de abuso de este presidente. El descontrol de la frontera ha creado una crisis; ese es el último abuso [de la política de Obama] que soporta una mujer maltratada [por su marido abusivo] y dice, no más", señaló en una columna publicada en Breitbart.com.
Obviamente, la ex candidata a la vicepresidencia hace alusión a los niños y adolescentes indocumentados centroamericanos y mexicanos que trataron de cruzar la frontera, pero fueron aprendidos por los agentes de migración, creando un problema político serio para el presidente Barack Obama.
A la comunidad latina le duele que deporten a esta gente sin un proceso jurídico, mientras que a los anti-inmigrantes radicales les interesa difundir mentiras sobre el estado de estos jóvenes inmigrantes indocumentados. Según ellos, los niños tienen enfermedades contagiosas, son pandilleros y criminales.
Palin no oculta su ignorancia en torno al gobierno de Obama. Durante su gestión se han deportado más de dos millones de indocumentados. ¿Si la frontera está abierta, cómo es que los agentes migratorios lograron detener a más de 52,000 niños inmigrantes?
El rencor de Palin hacia Obama parece no tener límites. No creo que se le haya olvidado los momentos incómodos que pasó, junto con John McCain, en la campaña presidencial de 2008. Pocos olvidaron su entrevista con Katie Couric, de la cadena CBS que la hizo pedazos.
Esta semana Palin acusó al presidente Obama de abrir intencionalmente las fronteras a los inmigrantes indocumentados. "No hay nación sin fronteras. Obama lo sabe. Las apertura de nuestras fronteras a la avalancha de inmigrantes ilegales es deliberada", señaló. Y también pidió a los congresistas que inicien un juicio político contra el Presidente: "Es el momento de juzgar. Los trabajadores estadounidenses, los inmigrantes legales de todos los orígenes, tenemos que oponernos vehementemente a cualquier político de la izquierda o de la derecha que no se atreva a votar a favor de los artículos del juicio político ".
El drama de los más de 52,000 jovenes inmigrantes indocumentados no se resuelve con deportarlos. Este problema tiene varias vertientes, pero fundamentalmente está relacionado con el modelo de desarrollo económico que se implantó en los países centroamericanos y en México empezando en 1980. La pobreza, el desempleo, el crimen organizado, la migración masiva a Estados Unidos, entre otros, son productos de estás políticas económicas.
La cuestión de los niños migrantes es un problema serio que requiere la coordinación de varios países. Tanto los representantes republicanos como los demócratas deben dejar de pelear y resolver problemas. Por su parte, el presidente Obama necesita ponerse en contacto con los jefes de estados de los países centroamericanos y México.


July 10 2014, 5:22 PM Por: La Opinión

Misiles israelíes impactan en el sur de la ciudad de Gaza. Al menos 35 palestinos han muerto en Gaza desde que el martes Israel emprendiera la operación "Margen Protector" contra el lanzamiento de cohetes, informaron fuentes médicas. Milicianos palestinos lanzaron anoche 45 cohetes contra diversas ciudades del centro y el sur de Israel.
Es necesario romper el efecto dominó de muerte y destrucción
Primero fue el homicidio  de tres jóvenes israelíes por parte de asesinos palestinos, luego el homicidio de un joven palestino por asesinos israelíes. De ahí en más, se suman los cálculos políticos en ambos lados para tener como resultado el nuevo capítulo de un antiguo enfrentamiento.
 Hay quienes dicen en la región del Medio Oriente que la única solución posible al conflicto ocurrirá cuando los palestinos no desconfíen de los israelíes y  los israelíes no teman a los palestinos.  Obtener esa confianza mutua, que comienza con el reconocimiento del derecho de Israel a existir,  no es fácil.
Un motivo  son los  continuos planes de expansión de los asentamientos isralíes en la Margen Occidental, que han probado entorpecer las  negociaciones. Para los palestinos es una cuestión de territorio, mientra que el gobierno de Netanyahu  considera su oposición una excusa para no negociar.
Los cierto que hoy los asesinatos de los cuatro jóvenes está resultando en la reaunudación, despues de una época de calma,  del lanzamiento de cientos de misiles de Hamás desde Gaza destinados a la población civil y los cientos de ataques israelíes que también causan víctimas civiles, por más que esa no sea su intención declarada.
El hecho de que los cohetes, que por años han mantenido aterrorizados a las poblaciones israelíes vecinas a Gaza, estén alcanzando hoy los suburbios de Tel Aviv, habla de una grave escalada con resultados impredecibles.
En ambos lados hay mucha gente que quiere vivir en paz. Pero no quieren la paz de los cementerios. Y cada muerte israelí o palestina ha probado ser un alimento para más odio, venganza y retribución  en un mortal círculo vicioso de nunca acabar.
La realidad de hoy hace pensar que es imposible que se llegue a esa confianza mutua entre palestinos e israelíes capaz de lograr una paz. Lamentablemente en cada momento que se vislumbró una oportunidad, siempre hubo un extremista que se ocupó de encender una mecha, pero no alguien con la una cabeza fría para evitar el efecto dominó de muerte y destrucción.


July 10 2014, 12:01 AM Por: Jorge Mario Cabrera

La crisis humana de los niños migrantes es resultado de la violencia en los países centroamericanos.
Los niños migrantes son seres inocentes que tratan de sobrevivir
Inmigración
Cuando mis hermanas y yo salimos de El Salvador rumbo a Estados Unidos una madrugada de diciembre, nos acompañaba un pequeño maletín con varias piezas de pan francés, queso duro, y una imagen de San Judas Tadeo.
Mi hermana mayor contaba con 18 años, la menor apenas con 11 y yo andaba ya en los 12. El plan era viajar desde El Salvador hasta Tijuana, México, sin adultos, mapas, papeles, dinero, o polleros (coyotes). El motor principal que movilizó a más de 1.3 millones de salvadoreños, entre ellos cientos de miles de niños, a dejar su tierra y arriesgarlo todo fue una cruel guerra civil que arrasaba con miles de vidas inocentes.
Las noticias de las últimas semanas acerca de niños que buscan salvarse del peligro en El Salvador, Guatemala, y Honduras nos recuerda a muchos que el fenómeno migratorio no tiene solo un principio o un fin.
Los recién llegados pudieran parecernos diferentes a los del éxodo masivo de la Centro América de los años 80. Pero al final, el drama humano que se vive hoy con los más de 50,000 niños centroamericanos que buscan refugio en EE.UU. es el mismo: seres inocentes que tratan de sobrevivir, huir del peligro, y buscar a como dé lugar el calor familiar de unos brazos que los acojan.
Mi experiencia como niño inmigrante indocumentado me da un punto de partida para entender algo de lo que está pasando en la frontera. Pero mi experiencia no me da el peso moral para pedirle a un niño o padre de familia que no lo arriesgue todo por reunirse con un ser querido que vive "al otro lado".
Lo que puedo afirmar con certeza porque yo lo viví es que la travesía sin documentos desde Centro América a Estados Unidos, para cualquier ser humano sin importar edad, género, o capacidad física, es sumamente peligrosa, trágica, y a veces fatal. Muchos logran llegar a la frontera pero la búsqueda por Gringolandia se convierte aún más amenazante, temible, y los supuestos beneficios perturbadoramente viscosos.
La esperanza de un mejor porvenir jamás ha sido exacta para nosotros los inmigrantes. Que se le pregunte a cualquier madre o padre que ha llorado incontables lágrimas al ver llegar a un hijo a California, Michigan, o New York, pero cuyo rastro le había perdido desde hace meses. Que se les pregunte también a los abuelos que quedaron atrás rezándole a los dioses en algún pueblo de Centro América y que en silencio tuvieron que apagar las velas al pasar décadas sin que sus nietos, y los dioses, respondieran a su plegaria. A la promesa de una vida sin sufrir le sobran espinas que rasgan sin piedad el corazón de generación tras generación.
Y sin embargo seguimos intentando el viaje. Nuestros corazones siguen latiendo fuerte al creer que al otro lado la vida existe sin violencia, pobreza, maras, narcotraficantes, políticos corruptos, dolor. Seguimos creyendo en las promesas de polleros, supuestos expertos en pasar camellos por el ojo de una aguja. Y emprendemos viaje aun cuando tenemos todo que perder.
Sería fácil culpar a los padres de haber inducido a estos niños a emprender tal viaje sin arribo garantizado. Sería entendible decir que los culpables son los coyotes que se hacen ricos entregando a estos niños a inmigración. Sería entendible pero injusto.
La situación de los niños es precaria y el gobierno estadounidense amenaza con facilitar la deportación de todos ellos. La pregunta no es cuál esperanza, mentira, o fantasía convenció a este grupo de inmigrantes a dar el paso más osado de todas sus vidas. La pregunta como sociedad humanista, compasiva, y pragmática que somos es qué hacemos con los niños y jóvenes que ya están entre nosotros. Deportarlos sería inhumano, cruel, y sanguinario.
La falta de una reforma migratoria está directamente conectada con la situación de los niños centroamericanos. No exclusivamente, pero es parte del contorno que describe esta compleja migración supuestamente repentina. Siendo así, es de suma urgencia que el Presidente Obama considere a estos niños y sus familias miembros de la gran familia de inmigrantes con raíces en Estados Unidos y les otorgue alivio migratorio temporal inmediatamente. No hay tiempo de titubeos esta vez. A un pueblo se le puede engañar varias veces pero a sus hijos no se les debe exponer a más sufrimiento.
Ahora que mi familia cuenta con ciudadanía estadounidense y salimos a votar cada vez que podemos, recuerdo como si fuera ayer el día cuando llegué a EE.UU. sin papeles, sin dinero, sin una palabra de inglés enredada en mi lengua. Recuerdo que mi corazón rebozaba de esperanza que aquí las cosas serían mejor. Por suerte las cosas han sido mejores para muchos de nosotros pero no tan buenas para millones que vinieron detrás. Ahora que Estados Unidos tiene la oportunidad de enmendar sus errores recientes, especialmente con la fallida reforma migratoria, el momento para mitigar las lágrimas a esos niños y a sus padres llegó. De esperanza se alienta el espíritu. Pero de alivio migratorio otorgado por un mandatario con corazón y un país con conciencia se puede empezar una nueva vida.


July 10 2014, 12:01 AM Por: Rubén Hernández León

Japón tiene programas que otorga visas temporales para trabajadores que hagan los trabajos menos codiciados.
Japón no abre las puertas de su país a migrante
Migración
Saludos desde la tierra del sol naciente, Japón. Hay 16 de horas de diferencia entre Tokio y Los Ángeles. Pero no sólo es el horario lo que separa a estas dos grandes ciudades. Los Ángeles es la capital de la inmigración en Estados Unidos, mientras que Tokio es la capital de un país que básicamente no acepta inmigrantes.
Así es, Japón es el único país desarrollado que no recurrió a la inmigración en gran escala en el último medio siglo. Refrendando su carácter insular y su homogeneidad étnica y racial, el gobierno japonés ha mantenido las puertas cerradas a los extranjeros. O casi. Y es que en las últimas décadas, Japón tuvo migrantes, pero sin aceptar que estos extranjeros se queden y se integren a la sociedad, es decir, sin permitir su inmigración. Es el equivalente a tener la puerta de enfrente cerrada, pero dejando una ventana abierta. ¿Cómo es esto?
En épocas recientes, Japón ha otorgado visas para migrantes temporales provenientes de otros países, quienes se encargaran de hacer los trabajos que aquí se conocen como "3k": kitanai, kiken y kitsui. En español: sucio, peligroso y difícil. Esto se ha hecho de manera abierta y también de forma encubierta. Por ejemplo, el gobierno ha creado programas de capacitación para trabajadores en la industria de autopartes. Estos migrantes provienen de China, Corea y Taiwán y también de países sudamericanos donde hay poblaciones de ascendencia japonesa, como Brasil y Perú.
En otros casos, el gobierno japonés permite una especie de migración temporal encubierta. Tomo como ejemplo las investigaciones de uno de mis alumnos en UCLA. Según este estudio, el gobierno nipón otorga visas para estudiantes que desean aprender japonés. Personas de países pobres como Bangladesh se inscriben en estos cursos de idioma con tal de entrar legalmente a Japón. Si bien esta visa le permite al alumno laborar un cierto número de horas a la semana, los estudiantes dedican la mayor parte de su tiempoal trabajo. Esta ambigua situación, que está entre la legalidad de la visa y la clandestinidad de sus empleos, hace que estos trabajadores sean frecuentemente hostigados por la policía. Este tipo de visa se renueva una vez, pero al expirar el segundo período hay que regresar al país de origen.
Con todo y que Japón importa cierto número de trabajadores temporales extranjeros, lo que más llama la atención es que las ocupaciones que en Estados Unidos son consideradas de poco estatus social y dominadas por inmigrantes, en el país del sol naciente son realizadas por los nativos. Es decir, son los japoneses, muchos de ellos hombres y mujeres de edad avanzada, los que cocinan, limpian, sirven, cargan, manejan y dan mantenimiento a los jardines, por mencionar algunas actividades.
A la vez, Japón es un país con una de las tasas de natalidad más bajas del mundo. ¿Cómo se sostiene la actividad económica cuando hay cada vez menos trabajadores nativos y no se permite que vengan extranjeros? Sobre este tema volveré la próxima semana.


July 08 2014, 5:00 PM
Se quiere asustar diciendo que los niños de la frontera son un peligro sanitario
La idea de que los inmigrantes traen enfermedades es uno de esos estereotipos que se repiten en cada ola migratoria.

Es cierto que la llegada de los europeos al continente americano hace muchos siglos trajo enfermedades desconocidas que barrieron con civilizaciones enteras. Cualquier persona que hoy preste atención a algunos reportes amarillistas sobre la llegada de los menores de edad a la frontera, pensaría que estamos en las puertas de una situación similar.

La conversación sobre inmigración se presta para las  exageraciones más grandes, despertando los peores temores entre una población mal informada que ya está temerosa  por los cambios demográficos.  

En este  caso, sí es cierto que hay niños que no llegaron en un perfecto estado de salud. Sería  anormal que más de 50,000 menores de edad que llevan como promedio de viaje tres semanas a la intemperie arriben sin ningún problema. Se habla de casos de sarna, piojos, algunos de tuberculosis y uno de la gripe H1N1.
Por eso es penoso que cada menor con un  síntoma de gripe regular sea exagerado,  por reportes de fuentes anónimas que alimentan la narrativa hablan de un complot del gobierno federal para esconder a los enfermos. Es vergonzoso que el sindicato de la Patrulla Fronteriza sea quien distribuya rumores, aunque no es la primera vez que quiere avanzar su agenda satanizando a los indocumentados.
El primer paso ya se está dando con la revisación médica de los niños. El segundo es que la Cámara de Representantes apruebe con rapidez los fondos solicitados ayer por el presidente Obama en el que se incluyen 1,800 millones de dolares para el Departamento de Salud y Recursos para que vea la atención necesaria que requiere una crisis humanitaria. Por ejemplo, es imprescindible que sean alojados en sitios limpios porque es el hacinamiento y las  condiciones insalubres los que en muchos casos causan enfermedades.
La Casa Blanca está haiendo frente a esta nueva urgencia. Esperamos que los legisladores autoricen el dinero para enfrentar esta crisis y que no atizen el fuego para sacar ventaja electoral  prefiriendo no actuar en este momento. Mucho más esperamos que no conviertan a los niños en monstruos peligrosos para ganar votos  asustando  a la gente. Así no es como se trata a los niños en los Estados Unidos.


July 08 2014, 12:01 AM Por: Maribel Hastings

John Boehner culpa al presidente Obama por la crisis migratoria y asegura que si actúa solo, estará abusando de su poder.
Obama aseguró que actuará por su propio cuenta si el Congreso no lo apoya ha arreglar el sistema migratorio
Migración
Ahora que el presidente Barack Obama finalmente accedió a enfrentar la inacción legislativa republicana en inmigración, lo óptimo sería que eche el resto y decida, mediante acciones administrativas, amparar de la deportación a la mayor cantidad posible de inmigrantes. De este modo, podría concederles permisos de trabajo que regularicen las labores que ya muchos realizan, permitiendo, por una parte, que aporten al fisco e impulsen la economía, y evitando, por otra, más separación de familias y la desestabilización de comunidades enteras.
Hace meses se hizo evidente que los republicanos de la Cámara Baja no tenían intenciones de impulsar un plan de reforma. En el mismo lapso se intensificaron los rumores de que los republicanos buscarían la destitución de Obama por recurrir a acciones ejecutivas para avanzar diversos asuntos ante el total tranque legislativo de una Cámara de Representantes más interesada en politiquear que en legislar. Su presidente, John Boehner, anunció que demandarían a Obama por recurrir a acciones ejecutivas para impulsar medidas que el Congreso se niega a considerar.
Como hasta ahora la reacción de Obama ha sido apaciguar a los republicanos ejerciendo mano dura con los inmigrantes, existía el temor de que ante la amenaza de demanda, el presidente y los demócratas optaran por ceder a la presión republicana, propinando, otra vez, una puñalada trapera a los inmigrantes. Aunque las acciones de la administración ante la crisis de los niños migrantes anuncian controversia y cuestionamientos, Obama ha enfrentado a los republicanos por la otra crisis, la que la falta de reforma ha generado entre familias a través del país.
La interrogante es hasta dónde llegará.
Cabe reiterar que una solución permanente sólo puede lograrse mediante la legislación que la mayoría republicana de la Cámara Baja se niega a considerar. Las acciones administrativas son temporales y pueden ser revocadas por la administración subsiguiente.
Dicho esto, el presidente tiene la autoridad legal de amparar de la deportación de manera temporal a ciertos grupos de indocumentados que cumplan diversos criterios y constituyan una baja prioridad de la deportación. Es lo que hizo Obama con los DREAMers en 2012 a través de la Acción Diferida o DACA.
De hecho, la ampliación de DACA sería una de las opciones más óptimas por ser la que menos trabas supone para implementarse y la que tiene el potencial de amparar a la mayor cantidad posible de inmigrantes. Es difícil predecir a qué otros grupos podría amparar el presidente, pero, por ejemplo, podría ampliar DACA para incluir a los padres de los Soñadores; o a los 4 millones o más de padres indocumentados que tienen hijos ciudadanos; o podría considerar los lazos de esos indocumentados con este país: hijos ciudadanos, otros lazos familiares que permitan su legalización, empleo establecido, tiempo de residencia. Se calcula que 7.5 millones de indocumentados tienen más de una década residiendo en Estados Unidos. Podría considerar también sus aportaciones a la economía y condiciones laborales, como en el caso de los trabajadores agrícolas, un sector de indocumentados de los más vulnerables, explotados e irónicamente vitales para nuestra economía.
Hay otras medidas de amparo temporal de la deportación quizá más limitadas en alcance que están a la disposición del Ejecutivo. Éstas son, por ejemplo, la Salida Forzosa Diferida o DED que se concede a nacionales de países que atraviesan alguna crisis natural o política; el Estatus de Protección Temporal (TPS) y el Parole in Place.
Por otra parte, puede lograrse un alivio de las deportaciones aplicando correctamente las regulaciones existentes, como es el caso de la discreción procesal que establece que las prioridades de deportación deben ser los inmigrantes con historial delictivo que suponen una verdadera amenaza para las comunidades y la seguridad nacional. La práctica es otra y la red arrastra a personas que no son delincuentes, que no suponen una amenaza a la seguridad nacional o a sus comunidades, y que tienen vidas y lazos familiares establecidos en este país.
Otro de los mecanismos para aminorar las deportaciones sería la eliminación de programas de colaboración con autoridades federales, como Comunidades Seguras o el 287g, que tampoco se aplican debidamente y culminan en la deportación de inmigrantes que no son delincuentes.
Mientras se ponderan alternativas y se toman decisiones, Obama debe darle la bienvenida a las amenazas republicanas. La más reciente, la de demandarlo, sólo mostrará a los republicanos como lo que son: obstruccionistas que no quieren legislar y que por pura politiquería quieren demandar a un presidente por las acciones ejecutivas que todos los presidentes giran, incluso más que Obama, y quieren hacerlo empleando dinero y tiempo de los contribuyentes. Al mismo tiempo movilizará a la base del Partido Demócrata en las elecciones de medio tiempo y las de 2016. La amenaza republicana de demandar a Obama incluso le ha representado más donaciones monetarias al Comité Demócrata de Campañas al Congreso.
Cuando de inmigración y Obama se trata, ya la actitud de la comunidad inmigrante y de los votantes que la apoyan es como Santo Tomás: ver para creer. Obama tiene la oportunidad de cambiar eso, de tal modo que por razones humanitarias, económicas y políticas, debe ir por todo. Inmigrantes, votantes, su partido y su legado se lo agradecerán. Pero, ¿lo hará?


July 08 2014, 12:01 AM Por: Eliseo Medina

Organizaciones comunitarias de todo el país se han unido a quienes protestan por alzas en el salario mínimo.
Los Ángeles es la capital de los salarios mínimos del país
Los Ángeles
Los Ángeles dio un paso importante para revivir el Sueño Americano para decenas de miles de trabajadores. Recientemente el Local 99 de SEIU (Sindicato Internacional de Empleados de Servicios) y el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles llegaron a un acuerdo para un contrato tentativo que incluye un salario mínimo de 15 dólares la hora, un salario que sacará de la pobreza a 20,000 trabajadores y a sus familias.
De acuerdo a la Oficina del Censo, Los Ángeles es la capital del país en salarios bajos, y como tal cuenta con una mayor cantidad de trabajadores que luchan por sobrevivir con salarios paupérrimos que en cualquier otra gran zona urbana en el país. Entre ellos se encuentran 20,000 conserjes, trabajadores de cafeterías, asistentes de aula, conductores de autobús y demás que trabajan para LAUS. El salario promedio de estos trabajadores es de $15,000 dólares al año, poniéndolos muy por debajo de la línea de pobreza.
La mitad de estos trabajadores son padres de niños que se encuentran en nuestras escuelas, personas como Raúl Mesa, quien como Asistente de Instalaciones Escolares limpiando los baños en Van Nuys High School, sostiene a tres personas en su hogar con su salario de $9.85 dólares la hora. El hijo de Raúl iniciará el preescolar en LAUSD en el otoño. "Ganar $15 dólares la hora significará poder ver a mi hijo," dijo Raúl. Actualmente, Raúl trabaja 40 horas por semana en Van Nuys High y después toma cualquier trabajo que pueda conseguir para mantener a su joven familia. Trabaja de las 9 a.m. del sábado hasta las 4:30 a.m. del domingo en un salón de banquetes de la localidad. También realiza servicios de hostelería para fiestas pequeñas. Limpia alfombras. Cualquier cosa que encuentre. Su hijo duerme cuando él se va a trabajar y se encuentra dormido cuando regresa a casa cada noche.
Esta victoria es un testimonio para Theresa y para todos los trabajadores en el Local 99 de SEIU quienes se mantuvieron unidos durante los buenos y los malos tiempos.
La noticia del día de hoy marca un momento histórico en el creciente movimiento nacional de trabajadores. Marca la victoria más grande hasta la fecha para los trabajadores de salarios bajos en la "Lucha por 15", en donde personas valientes en nuestra ciudad y en nuestro país se están movilizando para incrementar los salarios y luchando por buenos trabajos para que nuestra economía comience a moverse nuevamente.
Los trabajadores en diferentes industrias están luchando por un salario básico para vivir de 15 dólares. Muchos de las 800,000 personas en esta ciudad – casi la mitad de los Angelinos – ganan menos que esto: recamareras, trabajadores en la industria de la comida rápida, personal del aeropuerto y muchos otros que mantienen a la ciudad funcionando. Si los trabajadores en LA ganaran 15 dólares, se generaría un estimado de 9.2 mil millones de dólares en ventas anuales en el Condado. Este incremento en ventas crearía un estimado de 64,000 nuevos empleos en el condado para satisfacer la creciente demanda de bienes y servicios.
Nosotros tenemos la fuerza en números para asegurarnos de que las empresas rentables no se salgan con la suya pagando salarios paupérrimos y demandar que nuestros líderes electos defiendan a las familias trabajadoras. Cuando las personas tienen buenos trabajos y pueden comprar en nuestras comunidades, educar a sus hijos, costear el cuidado de salud y jubilarse con seguridad- es no solamente el Sueño Americano, sino lo que impulsa a una economía exitosa.


July 07 2014, 12:01 AM Por: Esther Cepeda

El líder de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes, Eric Cantor, en conferencia de prensa en Washington.
Sociedad
Estados Unidos está más polarizado —o eso es lo que leemos en lo que parecen ser millones de titulares publicados, después de que se diera a conocer el ensayo "Political Polarization in the American Public" por el Pew Research Center for the People and the Press.
Es el informe que suscitó todos esos comentarios en los programas cómicos de la noche, con la estadística de que tres de cada 10 conservadores consecuentes y alrededor de un cuarto de liberales de todos los pelajes, dicen que no estarían contentos si un familiar inmediato se casara con alguien que se identificara como del partido opuesto.
Las perspectivas del informe de un futuro de Montescos y Capuletos han inspirado muchas meditaciones. Pero no todo el mundo piensa que la histeria esté justificada.
Matthew Dickinson, en Politico Magazine, criticó a los lectores de titulares por no sumergirse en la letra pequeña para encontrar el propio resumen de Pew, indicando que "no todos —y ni siquiera la mayoría— de los estadounidenses comparten esos sentimientos. La mayoría no tiene uniformemente opiniones conservadoras ni liberales."
En el blog del Washington Post "Monkey Page" y en "On the Media" the NPR, Morris Fiorina, politólogo de Stanford y autor del libro Culture War? The Myth of a Polarizad America," se plantó.
"Polarización, en su uso común, significa que los individuos se mueven hacia los extremos. Eso no es, en realidad, lo que está sucediendo ni lo que mostró el informe de Pew," dijo Fiorina en NPR. "Lo que refleja, realmente, es la diferenciación de los dos partidos políticos en Estados Unidos —la gente se está volviendo más consecuente en sus opiniones."
Además, en su blog, Fiorina señala: "Si pensamos en polarización en términos ideológicos, uno esperaría ver un declive en moderados y un aumento en liberales y conservadores. Pero el General Social Survey informa que la distribución de la ideología en los Estados Unidos ha sido estable desde principios de la década de 1970. Con pequeñas excepciones ocasionales, 'moderado' sigue siendo la categoría modal, hoy en día, como lo era en la época de Jimmy Carter."
Según Fiorina, el motivo por el que todos sentimos que estamos más polarizados es porque estamos inundados de medios partidistas, blogs y cámaras de eco de "programas de gritos" que, sin duda, no reflejan la moderación con la que la mayoría de los estadounidenses generalmente enfoca la política y la vida.
"El problema es, [que] el rostro público de la política en Estados Unidos está impulsado por una diminuta porción extrema de la población, que no es representativa," dijo Fiorina en "On the Media". "Da efectivamente una percepción [de polarización política generalizada] que es perjudicial."
Su teoría también es desarrollada en The Outrage Industry: Political Opinion Media and the New Incivility por Jeffrey M. Berry y Sarah Sobieraj. Los autores escriben:
"Los medios que se basan en la indignación pueden limitar nuestra disposición a tener conversaciones políticas con personas que no comparten nuestra visión del mundo, dañar nuestra apertura a las perspectivas de los demás cuando hablamos con ellos, y, quizás lo que es más irónico, dejarnos valorizando un nuevo ideal, que privilegia la discusión apasionada y desvaloriza contribuciones que son ideológicamente más neutrales. Cuando evaluamos los medios de opinión política con medidas democráticas es importante reconocer la incómoda realidad: la mayoría de los medios de opinión en Estados Unidos no están creados para producir el mejor debate político posible. En lugar de ello, la mayoría de los medios de opinión política están gobernados por imperativos políticos."
Afortunadamente, la realidad nos encuentra gozando de las conclusiones de una encuesta de Gallup, de enero de 2014, que reportó un 42%to de independientes políticos en Estados Unidos —"la cifra mayor que Gallup haya medido desde que comenzó a conducir entrevistas por teléfono, hace 25 años."
Hasta el propio informe de Pew señala que la mayoría de nosotros somos equilibrados.
"Cuando los estadounidenses observan las batallas políticas entre el presidente Obama y los republicanos del Congreso, tienden a decir que ambos bandos deben encontrarse en la mitad. ... Esta opinión se da cruzando líneas partidarias," expresa el informe. "Mientras algunos demócratas preferirían que Obama obtuviese más de lo que quiere en sus negociaciones con los republicanos, el 46% de los demócratas y de los que tienden a los demócratas dicen que el resultado ideal sería 50/50. Exactamente la mitad de los republicanos y de los que tienden a los republicanos están de acuerdo con que dividir la diferencia es el resultado deseado."
Piensen en eso cuando su primo que odia las armas de fuego, quiere fronteras abiertas y favorece a los sindicatos venga a su casa y comience a deambular hacia el tema de la política con su tío, amante de las armas de fuego, de la reducción del aparato de gobierno y ligeramente homofóbico.
El mismo hecho de que su familia haya vivido y prosperado, a pesar de un conjunto de opiniones tan diversas, prueba la evaluación de Pew de que "la mayoría de los estadounidenses se siente cómoda con la diversidad política en su familia."
Pero si oyen la palabra "Obamacare" estén listos para intervenir con más ensalada de papas.

Próximo
ENCUESTA

EDICIÓN ELECTRÓNICA